En 2009, el 10 de diciembre, Día de los Derechos Humanos tendrá como tema central la no discriminación.

Posted by on 12 diciembre 2009

derechos humanos

La Declaración Universal de los Derechos Humanos (DUDH) es una declaración adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en su Resolución 217 A (III), de 10 de diciembre de 1948 en París, que recoge los derechos humanos considerados básicos. Cuando en nuestro pais  muchos comunicadores sociales y mucho argentino promedio, bastardean cotidianamente a los derechos humanos, corresponde poner las cosas desde otra perspectiva.

«La discriminación va dirigida contra personas o grupos vulnerables a los ataques: los discapacitados, las mujeres y las niñas, los pobres, los migrantes, las minorías, y todos aquellos que son considerados diferentes.

… Sin embargo, las víctimas de la discriminación no están solas. Las Naciones Unidas están a su lado, comprometidas a defender los derechos de todos, en particular de los más vulnerables. Esa es nuestra identidad y nuestra misión.»

Secretario General ONU, Ban Ki-moon

El ejercicio de todos los derechos humanos – sociales, económicos y culturales, así como los derechos civiles y políticos – se ve obstaculizado por la discriminación. Con suma frecuencia, cuando tienen que ocuparse de los prejuicios y la discriminación, los dirigentes políticos, los gobiernos y los ciudadanos de a pie guardan silencio o muestran complacencia.

Sin embargo, cada persona puede aportar a esta causa. Nuestro llamado es a celebrar el Día de los Derechos Humanos promoviendo la no discriminación, organizando actividades, sensibilizando y divulgando a las comunidades locales este 10 diciembre y todos los demás días.

«Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos.» ¿O no?

Un hombre discapacitado queda automáticamente descartado cuando el empleo le obliga a trabajar en un edificio al cual no tiene posibilidades de acceso.

Se niega al niño indígena el derecho a aprender su propio idioma como parte de la enseñanza ordinaria.

La mujer da a luz y no tiene derecho a traspasar su nacionalidad al hijo, quien tendrá que ser inscrito con los datos del padre.

Esta estudiante es objeto de acoso debido al color de su piel, a su acento y a su manera de vestir.

En todo el mundo, millones de personas mantienen una lucha diaria contra la discriminación, tanto de manera directa, valiéndose de las leyes y la policía, como indirecta, rechazando actitudes y prejuicios sociales. En casos extremos, esa discriminación ha dado lugar incluso a políticas de depuración étnica y genocidio.

Sin embargo, en los últimos tiempos se han logrado muchos éxitos, desde el derrocamiento del régimen de apartheid en Sudáfrica hasta la aprobación de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas y el reconocimiento del derecho al voto de la mujer en muchos países, lo que debería servirnos de acicate porque demuestra que se puede luchar contra la desigualdad y la discriminación y erradicarlas.

Discriminación contra los pueblos indígenas

indigenas

La población indígena del mundo se ha calculado en 370 millones de personas que viven en más de 70 países. Pese a que representan el 5% de la población mundial, los pueblos indígenas constituyen el 15% de la población más pobre del mundo.

Los pueblos indígenas tienen ante sí numerosos retos y, con frecuencia, sus derechos humanos son violados: se les niega el control de su propio desarrollo basado en sus propios valores, necesidades y prioridades; están poco representados políticamente y carecen de acceso a los servicios sociales y de otro tipo. Suelen ser marginados cuando se trata de proyectos que afectan a sus tierras y han sido víctimas de desplazamiento forzado como resultado de actividades empresariales, como la explotación de los recursos naturales.

Desde que la Asamblea General de las Naciones Unidas la aprobó en septiembre de 2007, la Declaración sobre los derechos de los pueblos indígenas se ha convertido en un instrumento clave para la promoción y protección de los derechos de los pueblos indígenas.

Discriminación contra los migrantes

En la Declaración de Durban se estipula que la xenofobia contra los no nacionales, en particular, contra los migrantes, constituye una de las principales fuentes del racismo contemporáneo. Los migrantes suelen ser discriminados en la vivienda, la educación, la salud, el trabajo o la seguridad social. Según el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas, cerca de 200 millones de personas viven fuera de su país de origen, lo que representará en 2010 el 3, 1% de la población mundial.

Los migrantes que llegan en forma irregular a un nuevo país y las víctimas de la trata detectadas por la policía suelen quedar bajo detención en centros administrativos o en cárceles. En los centros de detención de inmigración, que tienen una población penitenciaria excesiva, suelen haber poco acceso a los servicios de salud, la alimentación es insuficiente, son deficientes los sistemas de saneamiento o agua potable libre de impurezas y no existen servicios sanitarios separados para hombres y mujeres. Asimismo, aumenta la tendencia a tipificar como delitos las infracciones cometidas por los migrantes, lo que en algunos casos se convierte en una violación de los derechos de éstos.

Hoy día, uno de los principales obstáculos a la integración y la igualdad de acceso de los migrantes a los derechos humanos en las sociedades de acogida es que persisten los sentimientos contra ellos, así como las prácticas discriminatorias. Esos sentimientos y esas prácticas suelen quedar reflejados en la legislación, los reglamentos y las políticas que restringen los movimientos migratorios, como se pone de manifiesto en el aumento de la tendencia a tipificar como delito la migración irregular. La crisis económica mundial y el aumento del desempleo han agudizado aún más estas tendencias. Por esa razón, un elemento clave en la promoción de la integración de los migrantes y en el aumento de su contribución al desarrollo es la búsqueda de solución a las ideas negativas que existen en las comunidades de acogida acerca de los migrantes.

Discriminación contra las minorías

Prácticamente en todos los países del mundo hay minorías nacionales o étnicas, lingüísticas y religiosas entre la población. Muchas violaciones de los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales se basan en la discriminación, el racismo y la exclusión por motivos étnicos, religiosos, nacionales o por las características raciales del grupo víctima.

Los problemas de las minorías han figurado en el programa de las Naciones Unidas desde su establecimiento. En 1948, la Asamblea General declaró que las Naciones Unidas no podían permanecer indiferentes a la suerte de las minorías. En el Documento Final de la Cumbre Mundial de 2005 se estipula que la promoción y protección de los derechos de las personas pertenecientes a minorías nacionales o étnicas, religiosas y lingüísticas contribuyen a «la estabilidad política y social y la paz y enriquece la diversidad cultural y el patrimonio de la sociedad.»

La Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de las personas pertenecientes a minorías nacionales o étnicas, religiosas y lingüísticas, aprobada por la Asamblea General en 1992, incluye una lista de los derechos de las minorías, entre ellos el derecho a disfrutar de su propia cultura, a profesar y practicar su propia religión y a utilizar su propio idioma. La Declaración reafirma los derechos de las personas pertenecientes a minorías al disfrute de todos los derechos humanos y las libertades fundamentales, de conformidad con los principios de no discriminación e igualdad ante la ley. Otros principios fundamentales son la protección de la existencia, la promoción y protección de la identidad y el derecho de participar efectivamente.

Discriminación racial

racismo

La discriminación racial y étnica es un fenómeno cotidiano que impide el progreso de millones de personas en todo el mundo. El racismo y la intolerancia pueden adoptar diversas formas: desde la negación de los principios básicos de igualdad de las personas hasta la instigación del odio étnico que puede llevar al genocidio, todo lo cual puede destruir vidas y fraccionar comunidades. La lucha contra el racismo es una cuestión prioritaria para la comunidad internacional y es el centro de la labor de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos.

Desde su fundación, las Naciones Unidas han mostrado su interés por esta cuestión, por lo que la prohibición de la discriminación racial ha quedado consagrada en todos los instrumentos internacionales básicos de derechos humanos. Esos instrumentos imponen a los Estados obligaciones y tareas destinadas a erradicar la discriminación en las esferas pública y privada. El principio de igualdad exige también a los Estados que adopten medidas especiales para eliminar las condiciones que causan o propician la perpetuación de la discriminación racial.

En 2001, la Conferencia Mundial contra el Racismo elaboró el programa más amplio y autoritativo de lucha contra el racismo, la discriminación racial, la xenofobia y la intolerancia conexa: la Declaración y el Programa de Acción de Durban. En abril de 2009, la Conferencia de Examen de Durban pasó revista a los adelantos mundiales logrados en la lucha contra el racismo y llegó a la conclusión de que todavía quedaba mucho por hacer. No cabe duda de que el mayor logro de la Conferencia fue la renovación del compromiso internacional con el programa de lucha contra el racismo.

http://www.un.org/es/events/humanrightsday/2009/index.shtml

4 Responses to En 2009, el 10 de diciembre, Día de los Derechos Humanos tendrá como tema central la no discriminación.

  1. Lucio

    quisiera que se pase algunos dibujos sobre los derechos para copnsientizar y orientar en el compa porque una gran parte de los municipios desconocen sobre sus derechos

  2. maria

    yo tambiene pienso lo mismo lucio

  3. agustina

    que feo pobre todo estoo

  4. gisela gomez

    porfis kiero saber ucho sobre el 10 de diem bre

Deja un comentario