ADOLESCENCIA y POSMODERNIDAD

Se genera un fenómeno particular con los adolescentes en la medida en que la posmodernidad propone a la adolescencia como modelo social, y a partir de eso se adolescentiza a la sociedad misma. 

Alain Finkielkraut identifica lo adolescente con lo no verbal, ubicado en el hemisferio derecho del cerebro, donde también asienta la fantasía, la creatividad, la imaginación. El hemisferio izquierdo, sede de la racionalidad, el lenguaje, ha perdido terreno sobre todo en la comunicación entre los jóvenes. “La adolescencia ha dejado o está dejando de ser una etapa del ciclo vital para convertirse en un modo de ser que amenaza por envolver a la totalidad del cuerpo social.”

En la modernidad se aspiraba a ser adulto, la infancia se consideraba una especie de larga incubación en la cual nada importante ocurría, en la que el afecto y la contención venían de los padres y permitían reunir un caudal educativo y afectivo que facilitaba enfrentarse con lo importante de la vida, la vida adulta. La niñez se vio revalorizada desde el psicoanálisis cuando describió la génesis de la normalidad o la neurosis justamente en etapas tempranas de desarrollo. Es posible que el péndulo haya quedado, a partir de entonces, inclinado hacia el niño pequeño.

Hoy los adolescentes ocupan un gran espacio, y la escuela secundaria los ve pasar sin tener en claro que hacer con ellos. Aparece socialmente un modelo en el que se supone que hay que llegar a la adolescencia e instalarse en ella para siempre. Define una estética en la cual es hermoso lo muy joven y hay que hacerlo perdurar mientras se pueda.

El adulto deja de existir como modelo físico, se trata de ser adolescente mientras se pueda y después viejo; no sólo se toma como modelo el cuerpo del adolescente, también su forma de vida.

¿Existe la adolescencia?

 

Para las sociedades primitivas la adolescencia es un momento representado por un ritual de paso de una etapa de la vida a otra. En los casos en los que hay un ritual, la adolescencia casi no existe. Se han propuesto equivalentes de los ritos de iniciación en las sociedades desarrolladas (usar pantalones largos, fumar, visitar un prostíbulo en los varones; pintarse, usar medias de seda o tener novio en la mujer). Hoy, la adolescencia tiende a prolongarse en el tiempo y no es vivida como una etapa “incómoda” o “de paso”.

Francoise Dolto ubica la bisagra de cambio en la segunda guerra mundial: “Antes de 1939, la adolescencia era contada por los escritores como una crisis subjetiva: uno se rebela contra los padres y las obligaciones de la sociedad, en tanto que, a su vez, sueña con llegar a ser rápidamente un adulto para ser como ellos. Después de 1950, la adolescencia ya no es considerada como una crisis, sino como un estado.”

 

Sería justamente la era posindustrial la que ha permitido desarrollar y extender la adolescencia, si no a todos, a buena parte de los jóvenes. Los jóvenes pertenecientes a sectores de bajos ingresos o campesinos quedan fuera de este proceso (por el trabajo o la paternidad  temprana). Pero en los sectores medios urbanos la adolescencia se constituye como un producto nuevo, no ya un rito de pasaje o iniciación, toda una etapa de la vida con conflictos propios.

En la sociedad actual, los jóvenes no esperan el momento de vestirse como sus padres, son los padres los que tratan de vestirse como sus hijos.

Se produce así una época en la cual las responsabilidades se postergan mientras se disfruta de comodidades, una prolongación de lo bueno de la infancia con la libertad de los adultos, un estado casi “ideal”.

¿Hasta cuándo la adolescencia?

Un adolescente es un ser humano que pasó la pubertad y que todavía se encuentra en etapa de formación ya sea en lo referente a su capacitación profesional, a la estructuración de su personalidad o a la identidad sexual. En cambio joven, designa a alguien que ya ha adquirido responsabilidades y cierta cuota de poder, que ha madurado su personalidad y tiene establecida su identidad sexual (adulto joven).

Stone y Church, definieron a la persona en crecimiento, de los 13 a los 20 años y establecían una diferencia entre el desarrollo físico y el psicológico. El primero se alcanzaba con la madurez física, el segundo con la madurez social. Esto acarrea un problema si se quiere fijar una edad como límite superior de la etapa. Estos autores hacían referencia a los “otros”, la sociedad que rodea al adolescente como aquella que consagra su madurez y se lo hace saber.

Francoise Dolto (1980) describe en los últimos años un fenómeno de postadolescencia, un alargamiento de la misma que no permite fijar sus límites con mucha precisión, para ella no había madurez posible en tanto no hubiera independencia económica.

De todo lo enunciado, lo único que puede tenerse en claro es que el límite superior de la adolescencia, es confuso. Así lo plantea Louise Kaplan. Indica como factores que alargan dicho límite a: falta de posibilidades de trabajo, formación profesional muy larga, glorificación de la adolescencia a nivel social, etc.

Hoy podríamos definir a los adolescentes como a un grupo que va desde los 12, 13 ó 14 años hasta un punto impreciso que puede llegar hasta los 18 a 23 y más, momento en el cual consiguen formar parte de la sociedad adulta a través del trabajo, de la propia madurez y del reconocimiento por parte de los mayores.

Un poco de historia

Stanley Hall, considerado un pionero en el estudio de la adolescencia, fue influido a principios de siglo por dos teorías científicas: 1.la teoría de la recapitulación de Haeckel, y 2.la teoría de Lamarck.

La teoría de la recapitulación sostenía que la ontogenia recapitulaba la filogenia. En general, dentro de la biología esta teoría se ha dejado de lado o se toma con fuertes precauciones; pero la idea de la recapitulación era tentadora y tuvo gran influencia en el campo psicológico dentro del cual se formuló como un volver a vivir etapas pasadas. “El individuo recapitula y expande en la segunda década de vida el desarrollo por el que pasó durante sus primeros cinco años”.[1] Había para este autor una triple recapitulación: por un lado el embrión recapitulaba la historia evolutiva de la especie, luego el niño lo hacía con la historia de la humanidad y finalmente el adolescente recapitulaba su propia primera instancia.

Margaret Mahler, a través de la observación de bebés y niños pequeños, describe en los tres primeros años de vida, las siguientes etapas: autismo normal, simbiosis y separación – individuación.

Peter Blos expresa: “Si el primer proceso de individuación es el que se consuma hacia el tercer año de vida con el logro de la constancia del self y del objeto, propongo que se considere la adolescencia en su conjunto como segundo proceso de individuación.” Cualquiera de ellos que se malogre da lugar a una determinada anomalía en el desarrollo que corporiza los respectivos fracasos en la individuación.

Respecto a la segunda teoría mencionada, la de Lamarck, ésta postulaba que lo adquirido a lo largo de toda la vida podía heredarse. Hall entendía que esto también servía para las características psicológicas adquiridas durante la adolescencia. Esta era, por lo tanto, una etapa privilegiada para que la humanidad mejorará a través de la educación en lo relativo a la inteligencia.

Perfil de un adolescente moderno

 

Hubo un tipo de adolescente moderno descripto como un individuo que vivía una crisis, inseguro, introvertido, una persona en busca de su identidad, idealista, rebelde dentro de lo que el marco social les permitía. Los adolescentes de por sí constituían un grupo marginal. Para estos adolescentes era muy difícil tolerar la disciplina que se le imponía en su formación.

La rebeldía tenía una forma particular de expresarse a través de la identificación con o de la imitación de figuras admiradas, proceso constitutivo de la propia personalidad.

En lo relativo a su desarrollo intelectual, el adolescente fue estudiado y descripto por Piaget de esta manera: existe un egocentrismo intelectual en la  adolescencia, comparable al egocentrismo del lactante que asimila el universo a su actividad corporal y al egocentrismo de la primera infancia que asimila las cosas al pensamiento naciente.

Esta es la edad metafísica por excelencia, el egocentrismo metafísico de la adolescencia encuentra paulatinamente su corrección en una reconciliación entre el pensamiento formal y la realidad; el equilibrio se alcanza cuando la reflexión comprende que su función característica no es contradecir sino preceder e interpretar a la experiencia.

La famosa brecha generacional

 

Para Erik Erikson, el adolescente era fundamentalmente alguien en busca de su identidad. El adolescente que crecía se encontraba con una generación adulta y se entrenaba peloteando contra ella, mejorando sus tiros, conociendo su propio estilo, sus errores y sus virtudes en el juego.

Rebelarse, confrontar, buscar su propia síntesis era la tarea de la adolescencia. La creación de un conflicto entre las generaciones y su posterior resolución es la tarea normativa de la adolescencia. Su importancia para la continuidad cultural es evidente. Sin este conflicto no habría reestructuración psíquica adolescente.

La adolescencia era entonces un momento de grandes cambios y consecuentes pérdidas, el proceso de enfrentamiento generacional era inevitablemente doloroso.

Los duelos en la adolescencia

 

Para Arminda Aberastury, la adolescencia debía realizar, como tareas propias, tres procesos de duelo, los que se han dividido en tres etapas:

1.  La negación, el sujeto rechaza la idea de la pérdida.

2.  La resignación, en la que se admite la pérdida.

3.  El desapego, en la que se renuncia al objeto.

Para Aberastury, el adolescente tenía que superar tres duelos para  convertirse en adulto:

El duelo por el cuerpo infantil, el adolescente sufre cambios importantes en su cuerpo, que llega a sentir como ajenos, externos.

El duelo por el rol y la identidad infantiles, perder su rol infantil le obliga a renunciar a la dependencia y a aceptar responsabilidades.

El duelo por los padres de la infancia, aceptar sus debilidades, renunciar a su protección.

Aberastury añade un cuarto duelo, el de la pérdida de la bisexualidad de la infancia en la medida en que se madura y se desarrolla la propia identidad sexual.

El adolescente se plantea el problema ético, busca nuevos ideales y lucha por conseguirlos. Esta crisis total encuentra solución transitoria refugiándose en la fantasía, en el mundo interno.

¿Qué fue de las ideologías?

La conformación de una ideología, parecía ser una tarea estructurante en la adolescencia. Debía construir un sistema de valores, una ética propia, consciente; esa ideología creada o recreada por cada adolescente era, para Erikson, constituyente de la propia identidad. “La institución social que hemos denominado ideología es la guardiana de la identidad…de esta manera, la adolescencia constituye un regenerador vital en el proceso de la evolución social.

No olvidemos que la adolescencia sólo puede comprenderse en relación con el medio y el momento en que se desarrolla.

Creemos que la cultura posmoderna que los rodea encarna aquellos conflictos que habían sido descriptos para su grupo etario, características que no le permiten al adolescente entrar en conflicto con el medio ni con los adultos que lo sostienen. ¿Puede este marco permitir que la personalidad termine de integrarse o la dejará inmadura, con mayor labilidad a futura patología?.

Pastiche del adolescente de la posmodernidad

En el año 68 Stone y Church presentaron una taxonomía de la adolescencia, describiendo varios tipos de adolescentes:

q       Los convencionalismos: que nunca pusieron en duda seriamente los valores adultos y cuyo principal objeto en la vida es adaptarse a  la sociedad tal cual es.

q       Los idealistas: aparecían como el tipo clásicamente descripto de adolescente rebelde, se sienten profundamente insatisfechos con el estado del mundo. Dentro de este grupo los autores encontraban en los EE-UU tres subtipos.

a)     Los reformadores: miembros de los movimientos pacifistas y derechos civiles.

b)    Los hippies: se diferenciaban por no buscar un trabajo social sino apartarse de la sociedad en busca de la realización personal.

c)     Los hedonistas transitorios: los que llevan al extremo el papel de adolescentes, convirtiéndolo en su estilo de vida. Se sienten ajenos al mundo adulto, pero en vez de combatirlo quieren dejarlo atrás.

d)    Los hedonistas permanentes: difieren de los anteriores porque su apartamiento de la sociedad es más deliberado y puede prolongarse toda la vida.

Este último grupo apenas esbozado, por entonces, parece haber saltado desde ese oscuro lugar a un primer plano. Así hoy, el modelo social apunta fuertemente al de hedonista permanente.

La desaparición del sujeto individual, y su consecuencia formal, el desvanecimiento progresivo del estilo personal, han engendrado el pastiche.

El pastiche, el “como sí”, el plagio, sería el resultado de la desaparición de la individualidad. La identidad individual era considerada una síntesis producto de identificaciones parciales y elaboración propia. El pastiche, en cambio, significa “ser como si fuera otro”, la imitación directa sin elaboración propia, sin estilo personal.

Los jóvenes no sienten necesidad de rebelarse, no ven a sus padres como personas muy diferentes de ellos, no tienen problemas en ponerse de acuerdo respecto a una convivencia razonable, encuentran que están de acuerdo con la educación que recibieron y que la pondrían en juego con sus propios hijos, no sienten una “brecha generacional”.

Para Dolto la rebeldía ha sido suplantada por indiferencia, incomunicación. “El problema es más bien la neutralización de las relaciones, el no-intercambio…considero que esta neutralidad pasiva es quizá más grave que los conflictos violentos entre las generaciones”. Ella dice que el amor y el odio han sido suplantados por la indiferencia, esto significa un aplanamiento de los sentimientos, y en esa planicie se esfumó la brecha generacional.

Nuestros adolescentes en la posmodernidad

 

Este es un resultado de un estudio realizado por un grupo de investigadoras del CONICET. Se destaca en el mismo, que en boca de los propios interesados se descalifica el conflicto adolescente.

q       La sexualidad: todos los encuestados manifiestan tener información sobre la sexualidad, un 30% manifiesta haber tenido relaciones sexuales; ninguno hace comentarios espontáneos sobre la homosexualidad (el 72% la considera una enfermedad). Los padres son quienes mayoritariamente hablan con sus hijos  de la sexualidad.

q       La afectividad: definen al primer amor como a un vínculo breve, superficial, exhibicionista.

q       Modelos de identificación: El 47% respondió que no admiraba a ninguna persona; si generaciones anteriores tomaban ya como modelo a los actores y actrices, esto sigue ocurriendo. El fin del siglo XX no propone modelos individuales sino colectivos, pronostica el culto a la agrupación y la vuelta de la lucha por las grandes causas ligada a asociaciones humanitarias.

q       Vínculo con los padres: si bien hay un cuestionamiento de los adolescentes con respecto a lo cotidiano de la vida familiar, no lo hay respecto a valores básicos de los padres, lo cual es coincidente con los datos de otros estudios.

¿Hay duelos en la posmodernidad?

¨     El duelo por el cuerpo perdido: el adolescente de la modernidad se encontraba perdiendo el idealizado y mimado cuerpo de la infancia. El adulto joven constituía el ideal estético por excelencia y el adulto maduro por su parte alcanzaba un cuerpo con características claramente definidas; las mujeres debían tener un cuerpo redondeado, matronal, que daba cuenta de su capacidad de procrear; por su parte los hombres adquirían kilos, arrugas, calvicie, bigotes que les darían un aspecto digno de la admiración de las generaciones más jóvenes. En ese contexto el adolescente lucía un aspecto desgraciado.

La mirada que cae hoy en día sobre el adolescente es muy diferente, su cuerpo ha pasado a idealizarse ya que constituye el momento en el cual se logra cierta perfección que habrá que mantener todo el tiempo posible. Mucha ciencia y mucha tecnología apuntan sus cañones a ese objetivo. El adolescente posmoderno deja el cuerpo de la niñez pero para ingresar de por sí en un estado socialmente declarado ideal. No habrá idea neta de duelo.

¨     El duelo por los padres de la infancia: la imagen de los padres de la infancia es producto de la idealización que el niño impotente ante la realidad que lo rodea y débil ante ellos desarrolla como mecanismo de defensa.

Ir creciendo, convertirse en adulto, significa desidealizar, confrontar las imágenes infantiles con lo real, rearmar internamente las figuras paternas, pero este proceso ha sufrido diferencias.

En lo referente a sí mismos estos padres buscan como objetivo ser jóvenes el mayor tiempo posible. Si ellos fueron educados como pequeños adultos, ahora se visten como sus hijos adolescentes, si recibieron pautas rígidas de conducta, al educar a sus hijos renuncian a ellas; si fueron considerados por sus padres incapaces de pensar y tomar decisiones, ellos han pasado a creer que la verdadera sabiduría está en sus hijos.

A medida que fue creciendo, el niño de estos padres no incorporó una imagen de adulto claramente diferenciada, separada de sí por la brecha generacional y cuando llega a la adolescencia se encuentra con alguien que tiene sus mismas dudas. Ese adolescente no tiene que elaborar la pérdida de la figura de los padres de la infancia, aquí difícilmente haya duelo.

El duelo por el rol y la identidad infantiles

Parece importante diferenciar dos conceptos psicoanalíticos que suelen confundirse: el de yo ideal y el de ideal del yo. Ante una imagen de sí mismo real poco satisfactoria, muy impotente, el niño pequeño desarrolla una imagen ideal, un yo ideal en el cual refugiarse.

El yo ideal es omnipotente. Los padres primero y los maestros después tienen la difícil tarea de provocar la introyección de otra estructura, el ideal del yo. Si el yo ideal es lo que él desea ser; el ideal del yo es lo que debe ser y a quien le cuesta muy a menudo parecerse.

¿Qué ocurre con el adolescente?, en esa época de la vida se termina de consolidar el ideal del yo, para ello confluyen los padres, los docentes y la sociedad en su conjunto. Pero ¿qué ocurrirá si la sociedad no mantiene los valores del ideal del yo, si en cambio pone al nivel de modelo los valores del yo ideal?.

La sociedad moderna consagraba los valores de un ideal del yo: la idea de progreso en base al esfuerzo. En la sociedad posmoderna los medios divulgan justamente los valores del yo ideal.

Se deduce así que los valores primitivos de la infancia no sólo no se abandonan sino que se sostienen socialmente, por lo tanto no parece muy claro que haya que abandonar ningún rol de esa etapa al llegar a la adolescencia.

Por otra parte, se sostenía que la identidad infantil perdida daba paso a la definitiva en un largo proceso de rebeldía, durante la adolescencia. El concepto de pastiche posmoderno parece modificar esta idea. La identidad se establecería no por un mecanismo revolucionario que volteara las viejas estructuras, sino que se estructuraría sin que apareciera la idea neta de un duelo, en tanto no habría una pérdida conflictiva que lo provocara.

El duelo por la pérdida de la bisexualidad

Aberastury sostenía que un cuarto duelo durante la adolescencia se debía a la necesidad de superar la pérdida de la bisexualidad infantil, pero en la actualidad, la bisexualidad no sólo no parece requerir duelo sino que aparece como una característica atractiva en figuras del campo artístico, por ejemplo. El modelo heterosexual exclusivo ha quedado como uno más entre aquellos que muestran los medios masivos como imitables.


Resumido y adaptado de AdolescenciaPosmodernidad y EscuelaSecundaria. Por. Guillermo, A. Obiols y Silvia Di Segni de Obiols. Kapeluz. Editora S. A.. Primera edición: 1993.

[1]Ernest Jones, iniciador del estudio de la adolescencia desde el psicoanálisis.

14 Responses to ADOLESCENCIA y POSMODERNIDAD

  1. Adriana

    “FELICIDADES” EXCELENTE ARTICULO Y FUESE MÁS COMPLETO SI SE ADJUNTARAN BIBLIOGRAFIAS. INVITO AL AUTOR ALEJANDRO A QUE SIGA OTORGANDO ESTE TIPO DE MATERIALES, EN HORA BUENA. POR OTRA PARTE: ME PODRIAN AYUDAR EN LA BUSQUEDA DE INFORMACIÓN SOBRE LAS ETAPAS DE LA ADOLESCENCIA SEGÚN PETER BLOS, HABRÁ ALGÚN ARTICULO CIENTIFICO O ALGÚN LIBRO DONDE LAS ESPECIFIQUE CLARAMENTE? AGRADECERIA ETERNAMENTE SI ME PORPORCIONASEN ESTA INFORMACIÓN. SIN MÁS POR EL MOMENTO Y OTRAVEZ FELICITAR POR ESTE TIPO DE INFORMACIÓN BREVE Y ESPECIFICA. UN ABRAZO. ADRIANA OSORNIO

  2. Alejandro Justiparan

    Adriana, gracias por los comentarios. Si bien no hay citas bibliográficas, habras observado que a lo largo del artículo he citado a muchos autores, por lo menos aquellos que creo son los mas significativos. Si bien el blog es de Historia, me parece atinente el publicar artículos correspondientes a otras disciplinas. Nuevamente gracias, Alejandro Justiparan

  3. Jack

    Hola Alejandro, me parece muy interesante tu artículo. Soy estudiante de psicología y, permiteme decirte, que lo he encontrado muy útil para los estudios de adolescencia que estoy realizando. Muchas felicidades por tu pagina, sigue haciendo lo tuyo.. ah! y por su puesto que tu sitio ya entra a mis Favoritos :D saludos!

  4. Alejandro Justiparan

    Te agradezco mucho los comentarios. Un abrazo, Alejandro

  5. carmen rodriguez

    Me ha nutrido mucho el articulo, en mi país la crisis adolescente es barbara muchos adultos pasados de los 30 siguen teniendo características adolescentes. Imaginemos entonces como pueden criar a sus hijos. Venezuela.

  6. Gloriani Landeros

    Hola Alejandro, realmente me pareció muy interesante tu artículo y lleno de referencias que me invitan a profundizar más sobre el tema, que sin duda es interesantísimo. Tratando de aportar un poco, te recomiendo a Fernández Mouján, que también habla sobre la Adolescencia e Identidad así como a Ajuriaguerra, que toca el tema de la psicopatología del adolescente.
    Saludos y gracias por esta aportación tan rica que haces en tu site!!.

  7. Alejandro Justiparan

    Te agradezco mucho tu comentario, y por supuesto tendré en cuenta tus sugerencias. Saludos, Alejandro.

  8. Lizeth

    Genial,,,, acostumbro a no trasnocharme… Pero, hoy senti la necesidad de hasta no terminar la lectura no irme a dormir, además senti la necesidad de dejar mi comentario a este documento tan espectacular… que fortuna haberme encontrado con esta pagina… Genial… super genial… Buen documento!!!

  9. Alejandro Justiparan

    Gracias Lizeth, me alegro que te haya sido útil. Alejandro

  10. TEO

    te felicito por el trabajo, esta muy bueno estoy estudiando para rendir una materia y tú trabajo me ayudó a comprender mejor los distintos duelos del adolecente, muchísima suerte y gracias.

  11. carlos

    Alejandro Gracias por tu trabajo me ayudo en un final de una materia de la carrera de Educación Especial, erstaria buenisimo citar a Marta Shorn. Gracias

  12. Maritza Camargo Siles

    Alejandro: Tu artìculo me ha permitido establecer una vinculaciòn màs al anàlisis evolutivo, sociohistòrico, psicoanalìtico y con el tuyo postmoderno del adolescente muy valioso para este siglo XXI, de lo contrario mi anàlisis habrìa estado sesgado. Ya comentarè mi trabajo gracias por tu aporte.
    Maritza Camargo agosto 2013

  13. noelia

    esto es de Obiols! no podes apropiarte del trabajo de otros!

  14. Nidia

    Si sí Alejandro… Esto de Guillermo Obiols… Y de Arminda Aberastury… Específicamente la parte de los duelos

Deja un comentario