INVASIONES INGLESAS AL RÍO DE LA PLATA (1806/1807). Papel del Cabildo. Cronología de los hechos.

El año de 1805 significa una de las derrotas más fuertes para Francia y  para su aliada España. Gran Bretaña derrota a ambos países en la batalla naval de Trafalgar. Francia ya no va a poder competir por el control marítimo; mientras que para España significa una fuerte derrota militar que se suma a la crisis interna de la monarquía, que empezó ya a advertirse desde el inicio del reinado de Carlos IV en 1788.

Luego de Trafalgar, Gran Bretaña decide golpear a sus aliados en posesiones que estén alejadas de los centros, tanto de España como de Francia, y es en este caso que una embarcación británica que se dirigía a Sudáfrica para tomar posesión de ese lugar, enterada del éxito en Trafalgar, y entendiendo su comandante que: dado lo que se había conversado en el gabinete británico de que el Río de la Plata sería un lugar que podría ser tenido en cuenta en caso de un conflicto con España, sin consultar al gabinete por considerarlo innecesario, dirige estas embarcaciones a la región, optando por el puerto de Montevideo.

Este puerto es el que está en mejores condiciones para la llegada de los barcos que Buenos Aires. Y es este año de 1806 el que va a significar para el Río de la Plata, una toma de decisiones, derivadas de la llegada del comandante William Carr Beresford a Montevideo. Cuando posteriormente desembarca en Buenos Aires, queda claro que España, la metrópoli, no ha destinado recursos para la defensa. En parte, el temor de la metrópoli de crear fuerzas militares importantes en distintos lugares de ultramar, había llevado a este tipo de situación. No existía un ejército regular, un ejército de línea. Al mismo tiempo se advierte (al mismo tiempo que lo hace Beresford), que tanto el Cabildo, como los altos magistrados, y  las distintas dignidades eclesiásticas, se apresuran a jurar fidelidad al rey de Gran Bretaña.

Se advierte en esta rendición sin condiciones, que tanto el Cabildo como la Iglesia están empezando a ver de que manera podían justificar al nuevo soberano. Es en esta instancia que el Virrey Marqués de Sobremonte, se ha retirado para llevar los tesoros, ya que por disposición de las leyes de la Corona los tesoros deben quedar a salvaguarda de cualquier tipo de invasión. Entonces el Virrey se retira a Montevideo, con los recursos, para desde allí empezar a organizar la reacción.

Pero atendiendo a las peticiones de los funcionarios y de las familias afectadas que señalan que la falta de esos recursos llevarían a que Gran Bretaña exigiera de ellos el aporte; el Virrey envía los recursos, lo cual después es exhibido en Gran Bretaña como trofeo de guerra. El Virrey lo que quiere es solucionar los problemas de estos grupos de elite, que son los que lo sostienen a él en el cargo.

El Cabildo despoja del mando militar a Sobremonte en 1806, año de enfrentamiento entre el Cabildo y el Rey. Recordemos que esa institución capitular, que había visto relegado su poder con la casa de Borbón (sobre todo con la designación de los gobernadores intendentes) encuentra en esta instancia, un lugar protagónico, ya que el Virrey se encuentra en una posición de debilidad, mientras que la Audiencia actúa como elemento moderador.

La Audiencia (supremo poder judicial) va a aparecer en aquellos momentos difíciles que empiezan a sucederse, será quien verá, ante quien se inclina, advirtiendo en su inclinación quien es el que responde mejor a la legitimidad monárquica.

1806 pone en evidencia los enfrentamientos, las rencillas que se habían ido forjando con el tiempo y que ahora el Cabildo quiere recuperar. Ve a Liniers como al salvador y ve en él al aliado futuro con el cual va a poder dictar y mandar todo lo que se va a hacer de ahí en más en el Río de la Plata. El tiempo va a decir que Liniers no va a aceptar ese tipo de relación, porque él, cuando en su momento se lo elija Virrey provisorio va a ir acercándose a los funcionarios que tienen conocimiento del manejo administrativo, y que eran los funcionarios del antiguo virrey. Por otro lado, algo que va a mostrar Liniers hasta el final, va a ser su fidelidad absoluta al Rey de España. Esto no va a ser tenido en cuenta, ya que al ser francés las acusaciones iban a caer sobre el, mostrándolos en complicidad con los franceses (él en realidad nunca va a mostrar ese acercamiento a la Francia napoleónica).

Es evidente que lo que empieza a actuar en esta instancia es una consecuencia direscta de la creación -por parte de la Casa de Borbón- de una alta burocracia, de una elite que se superpuso a la elite tradicional. Si en los momentos de tranquilidad, donde no hay confusión, esa situación se mantiene, evidentemente acá empiezan a surgir en un primer plano aquellos que se consideraban desplazados y que están buscando la manera de recuperar el lugar que suponen les corresponde. Este es sobre todo el caso del Cabildo, que entiende haber sido el más afectado por la política borbónica en general.

Otro tema que se va a plantear, es el de la solución al problema militar ante lo que se advirtió en 1806. Ahí se piensa en la creación de milicias. Estos son cuerpos ciudadanos que normalmente cumplen una función al margen de la actividad cotidiana que cada uno de ellos tiene; pero que en esta primera instancia, en la que como señala Halperín los vencedores son los cabildantes y Liniers, éste hace una amplia convocatoria a las milicias, y se empieza a advertir  de que está entrando gente que no pertenece a lo que se considera “la parte sana de la población”.

Esto podría llevar a un peligro futuro, si estos cuerpos siguen armados con el tiempo. Esa va a ser la crítica que va a partir desde el Cabildo, y también en el caso particular de Belgrano, quien va a observar con preocupación el ingreso en la milicia de figuras que no tienen un rango social que les debería corresponder. Es decir, la milicia debe ser un cuerpo aristocrático, no un cuerpo popular. El temor es el que los sectores bajos de la población encuentren, vía la militarización, un lugar… porque la militarización, a partir de la creación de las milicias, se va a convertir de ahí en más, en un vehículo para el  ascenso social. Si hasta ese momento era requerido para ese ascenso el seguir la carrera de abogado, ahora la militarización va a mostrar otra posibilidad de ascenso social.

Hay que ver que expulsados los ingleses por primera y por segunda vez, no hay un problema de enfrentamiento con la Corona, lo que va a haber son enfrentamientos entre funcionarios dentro del Río de la Plata. En la medida en que el Rey quede cautivo en 1808, todo va a ser como solucionar el problema de la legitimidad de la mejor manera posible.

Esta militarización, a partir del momento en que surge, rompe el equilibrio existente entre los sectores tradicionales, que ahora no va a existir, porque su empleo en la 2ª invasión va a mostrar su contundencia y de alguna manera va a demostrar que los criollos tienen la fuerza suficiente, no como para no depender de España, sino para ocupar determinados cargos públicos, que son en última instancia la preocupación fundamental desde la reforma borbónica. Querían ocupar cargos que no tenían porque estar en manos de peninsulares. En medio de esta situación de las milicias urbanas, se va a tratar de evitar cualquier tipo de inserción de las llamadas “clases bajas” y de alguna manera ahora la atención por parte del Cabildo está en captar el apoyo de esa fuerza militar, por cualquier instancia en la que tuviera necesidad de emplearla.

La milicia urbana se constituye en el elemento de definición política en esa situación incierta, difícil, inestable, en la que se encuentra el Río de la Plata. En la medida en que esa crisis institucional se vaya incrementando, la posición de la milicia va a ser cada vez mayor. Una milicia que va a responder cada vez más no al Cabildo, sino a Liniers, en quien va a ver a una figura que legítimamente está encarnando el poder político, cuando luego de la 2ª invasión, el virrey Sobremonte sea destituido. No cabe duda que es el Cabildo el que lo destituye, aplicando los cabildantes todo el rencor que la figura virreinal había creado. No particularmente Sobremonte, sino que encontraron en estas debilidades del virrey, el momento de descargar su ira, desplazarlo.

Ya no va a ser necesario que un miembro de la Audiencia ocupe el puesto de reemplazante, sino que basta tener el cargo más alto desde el punto de vista militar. Esto deriva en que Liniers sea virrey provisorio. Alguien que en verdad no le interesa serlo, no le interesa ser virrey provisorio, tal vez porque sabe perfectamente que son muchas las fuerzas, que si no en ese momento, en poco tiempo más, se van a desencadenar por el cargo que está ocupando alguien que no es de origen hispánico. Por otro lado sabe que por su origen, nunca va a ser ratificado en el cargo.

El compromiso que adquiere no lo tiene con quien tácticamente le hubiera convenido, que es el Cabildo, sino que busca la manera de mejor lograr la administración de ese virreinato en esa instancia, y que eran los antiguos funcionarios de Sobremonte. Esto lleva a que los capitulares empiecen a tomar rápidamente distancia y lo que fue un saludo de beneplácito por su llegada empieza a transformarse en una crítica cada vez más fuerte hacia su figura y sus posibles contactos con los franceses. Se buscan razones familiares, como el casamiento de una hija con alguien de la localidad, cosa prohibida por la ley. Distintas situaciones que puedan deteriorar la figura de Liniers.

Sintetizando las causas de estas críticas, podemos decir que el éxito de la 1ª invasión se debe a Liniers y el éxito de la 2ª se debe al Cabildo (por eso se encuentra con fuerzas de exigir). Ahora el Cabildo necesita contar con el apoyo de la fuerza militar. La figura que en esta 2ª invasión va a tomar importancia es la de Álzaga, alcalde de primer voto, que es quien va a protagonizar en enero de 1809 el denominado “pronunciamiento”, que va a ser desfavorable para el Cabildo. Allí actúan los regimientos españoles a favor del Cabildo, que no cuenta con el apoyo de la fuera militar, también cuenta en contra el poco interés de Liniers de quedarse en el cargo.

Ante el conflicto él presenta la renuncia, que no le es aceptada por la fuerza militar, que se encolumna junto a él, sobre todo el regimiento de Patricios con Saavedra al frente. Estos regimientos que toman el nombre de lo que representan, los patricios a la aristocracia de la ciudad. El Cabildo, después de la derrota de 1809, sufre otro revés al ser desarmados los regimientos que han intervenido en su apoyo. Se agrava así, cada día más, este enfrentamiento entre el virrey por un lado y el Cabildo por el otro.

CRONOLOGÍA DE LOS SUCESOS

.- La  1ª Invasión inglesa ocurrió en 1806, cuando las tropas británicas invadieron y ocuparon la ciudad de Buenos Aires, por entonces capital del Virreinato del Río de la Plata   para ser vencidas 45 días después por un ejército proveniente de Montevideo comandado por Santiago de Liniers (Reconquista).

.- 02/01/1806. Arriba al puerto de la Ensenada de Barragán el barco mercante Espíritu Santo. Su capitán, Francisco Paula de Fernández informa al Capitán Santiago de Liniers, haber visto una flota británica en las costas de Brasil.

.- Liniers recibe la orden de armar una flota para proteger las costas.

.- 19/01/1806. El teniente general David Baird  recaptura para la Corona Británica la colonia holandesa de Cabo de Buena Esperanza  con la misma flota que había causado alarma en el Río de la Plata. Por entonces, Francia se consolida como potencia hegemónica europea.

.- 14/04/1806, la flota británica cruzó el Atlántico, en dirección al Río de la Plata. Baird nombró general al coronel William Carr Beresford  para que liderase el ataque a Buenos Aires. La escuadra llegó a Santa Elena el 29 de abril, y Popham logró que el gobernador de la isla le prestara 280 soldados para su misión, y envió una carta a Londres, dando a conocer los motivos por los cuales se dirigía a Sudamérica y basó sus argumentos en el memorándum de 1804. Lo que Popham desconocía era que Pitt (el primer ministro)había muerto recientemente y que en su lugar había asumido William Wyndham Grenville, del partido opositor.  

.- Mayo de 1806, Popham envió a la fragata HMS Leda  para sondear el río. El 19 de mayo el capitán envió a un oficial y tres marineros con un bote a las costas cerca de Santa Teresa, para que tomasen notas de las costas y la zona, pero son capturados por una partida de milicianos, y trasladados a Buenos Aires.

.- 08/06/1806, la flota británica fue avistada frente a Montevideo.

.- 24/06/1806, Beresford amagó un desembarco en Ensenada, realizando maniobras frente a Punta Lara y abriendo fuego contra las fortificaciones.

.- 25/06/1806  unos 1.600 hombres al mando de Beresford, entre ellos el Regimiento 71 de Highlanders, desembarcó en las costas de Quilmes.

.- 26/06/1806, tropas de Buenos Aires, bajo el mando del coronel Pedro de Arze rompió fuego frente al invasor para luego retirarse luego de una fuerte descarga británica.       

.- Sobremonte intentó una estrategia de defensa, armando a la población y apostando a sus hombres en la ribera norte del Riachuelo, confiando en poder atacar a los británicos de flanco. Pero el reparto de armas fue un caos, y las tropas no pudieron detener el rápido avance inglés; de modo que el virrey quedó fuera de la ciudad, sin posibilidad de intentar nada.

.- 27/06/1806, Buenos Aires cae en poder de los británicos, quienes desfilan por la Plaza Mayor enarbolando la bandera del Rein Unido (permanecerá durante 46 días).

.- A excepción de Manuel Belgrano, los demás miembros del Consulado juran reconocimiento a la dominación británica.  Belgrano prefirió retirarse “casi fugado”, según sus propias palabras, a la banda oriental del Río de la Plata, a vivir en la capilla de Mercedes, dejando en claro su postura al pronunciar su célebre frase: Queremos al antiguo amo o a ninguno.

.- 27/06/1806, Sobremonte, virrey del Río de la Plata, se retira a Córdoba. Beresford demandó la entrega de los caudales del Estado y advirtió a los comerciantes porteños que en caso contrario retendría las embarcaciones de cabotaje capturadas e impondría contribuciones. El Cabildo no vaciló en enviar una comisión a Sobremonte rogándole entregara el tesoro a un destacamento inglés enviado en persecución del mismo. Éste tesoro fue trasladado a Londres y paseado como trofeo de guerra, antes de ser depositado en un banco.

.- 14/07/1806,  Sobremonte declaró a Córdoba la capital provisoria del virreinato mientras trata de organizar una fuerza armada para recuperar Buenos Aires.

.- Los porteños estaban, en general, descontentos con la metrópoli, y por tanto, en un primer momento los británicos fueron recibidos con entusiasmo.  Una de las primeras medidas que tomó Beresford fue decretar la libertad de comercio y de reducción de aranceles.

.- 01/08/1806,  una guerrilla amparada por el rico comerciante español Martín de Álzaga, en los caserios de Perdriel y comandada por Juan Martín de Pueyrredón fue derrotada por una fuerza inglesa de 550 hombres.

.- Nuevas tropas arriban a Buenos Aires comandadas por Liniers para la reconquista.  Desde Montevideo, y con la ayuda de su gobernador , el francés organizó un ejército que partió el 23 de julio para Colonia y el 3 de agosto fue embarcado en una flota de 23 naves hacia Buenos Aires para la reconquista.

.- 12/08/1806,  Liniers avanzó sobre la ciudad desatando una batalla campal en distintas calles de Buenos Aires, hasta acorralar a los británicos en el Fuerte de la ciudad.

.- 20/08/1806, Beresford firma la capitulación.

.- Reconquistada la ciudad, la Real Audiencia de Buenos Aires asume el gobierno civil entregándole la Capitania General a Liniers.

.- Popham fue juzgado por una corte marcial británica por haber abandonado su misión en Cabo de Buena Esperanza, pero su castigo se limitó a ser “severamente amonestado”.

.- La 2ª Invasión Inglesa ocurrió en 1807, cuando las tropas británicas, luego de tomar Montevideo, fueron rechazadas cuando intentaron ocupar Buenos Aires, por las fuerzas defensoras, que se componían no sólo de las tropas oficiales al servicio del rey español, sino también de numerosas milicias urbanas (Defensa).

.- 06/09/1806, tras la capitulación de Beresford y ante la posibilidad de una nueva invasión, Liniers emitió  un documento instando al pueblo a organizarse en cuerpos separados según su origen.

Santiago de Liniers

.- la flota británica continuó en el Río de la Plata a la espera de los refuerzos que había solicitado a Inglaterra, mientras que el comodoro Popham mantenía bloqueado los puertos de Buenos Aires, Montevideo y Maldonado.

.- Julio 1806, el almirante Sir Charles Stirling es designado comandante del navío HMS Sampson con la orden de transportar tropas británicas para ayudar a Popham.

.- 22/09/1806,  el gobierno británico decidió por primera vez la conquista de Montevideo y de Buenos Aires. Pocos días después, arribó a Londres  el botín obtenido durante la primera invasión, que fue paseado en carretas por la ciudad y festejado por sus habitantes.

.- Octubre, 1806, llegan al mando del teniente coronel Backhome 1400 hombres del regimiento 47 de infantería.  Tras un leve bombardeo a Montevideo, Popham decidió atacar Maldonado.

.- 29/10/1806,los británicos desembarcaron en Maldonado y en la isla Gorriti  y luego de 3 días tomaron control de ambos enclaves. La ciudad fue saqueada y sus habitantes apresados.

.- 05/01/1807,  Auchmuty llegó al Río de la Plata con una expedición oficial de 4.300 hombres. Por entonces, Sobremonte había llegado a Montevideo con una fuerza de caballería de 2.500 cordobeses. Sin embargo, el Cabildo de esta ciudad impidió la entrada del virrey y puso en manos de Ruiz Huidobro la defensa.

.- 14/01/1807,  se apostó frente a Montevideo una escuadra británica de 100 velas repletas de manufacturas británicas y que ahora contaba con casi 6.000 hombres al mando del vicealmirante Stirling (que venía a reemplazar a Popham).

.- 16/01/1807, Auchmuty desembarcó a 10 kilómetros de Montevideo, muy cerca del sitio en el que se apostaba la fuerza de Sobremonte, quien luego de pedir fuerzas a la plaza abandonó la batalla. Ruiz Huidobro contaba con una guarnición de tan sólo 3.000 hombres que salieron a resistir el ataque de manera desorganizada mientras el gobernador solicitaba el auxilio de Buenos Aires.

.- 02/02/1807, los británicos lograron abrir una brecha a través del portón de San Juan, una de las dos puertas de acceso a la ciudad.

.- 03/02/1807, los británicos logran ocupar la ciudad.  Liniers había decidido cruzar el río con unos 3.000 milicianos cuando ya era tarde, por lo que debió volver a Buenos Aires.

.- Marzo 1807, el coronel Denis Pack ocupa la plaza de Colonia del Sacramento.  Al tomar conocimiento de estos hechos, Liniers envió al recién llegado de España coronel Francisco Javier de Elío.

.- 22/04/1807, el ataque español es rechazado y Elío se ve forzado a regresar a Buenos Aires. 

.- 05/02/1807,  llega a Buenos Aires la noticia de la caída de Montevideo. Al conocerse la actuación de Sobremonte, se avivaron las protestas públicas y las pintadas en contra del virrey.

.- 10/02/1807,  se convocó a cabildo abierto en Buenos Aires, que, reunido como Consejo de Guerra decreta, en un hecho sin precedentes, la destitución del Virrey Sobremonte, su detención, y la designación de Liniers en su lugar.  Para evitar que trascendiera el hecho de que por voluntad del pueblo se había destituido a un virrey, la Audiencia enmarcó los hechos dentro del ámbito jurídico colonial, comunicando que Sobremonte había renunciado al cargo por cuestiones de salud.

Rafael de Sobremonte

Asimismo, la Junta ordenó el envío de Beresford (el comandante de la primera invasión, preso en Luján) a Catamarca  ya que éste mantenía contacto con grupos criollos promotores de la ideas independentistas. Sin embargo, los oficiales que trasladaban a Beresford fueron interceptados por un grupo de criollos,  que lograron que el jefe inglés les fuera entregado. Los criollos mantuvieron oculto al general inglés hasta que fue clandestinamente embarcado en el puerto de Buenos Aires el navío HMS Charwell enviado desde Montevideo con mensajes para las autoridades. El objetivo de esta misión era negociar la rendición de Buenos Aires para evitar una batalla sangrienta. Sin haber llegado a un acuerdo, Beresford rechazó la oferta de comandar la expedición a la capital virreinal y se embarcó hacia Londres.

.- Marzo 1807,  el HMS Thisbe partió de Inglaterra  hacia Montevideo con el teniente general John Whitelocke, nombrado comandante de las fuerzas británicas, con la orden del gobierno británico de capturar Buenos Aires.

.- 10/05/1807, Whitelocke llega a Montevideo.

.- 17/06/1807,  el  ejército de Whitelocke, compuesto de unos 11.000 hombres, parte rumbo a Colonia.

.- 28/06/1807,  los británicos desembarcan en Ensenada y luego de desbaratar a una fuerza local muy inferior en número, sitiaron la capital virreinal. Mientras tanto, había llegado al virreinato la resolución de la corte española declarando a Ruiz Huidobro virrey interino. Sin embargo, el gobernador había sido embarcado hacia Londres luego de la caída de Montevideo. Por lo tanto, Liniers, siendo el militar de mayor rango presente fue nombrado en reemplazo de Huidobro por la Audiencia.

El ejército británico avanzó con dificultades los 50 kilómetros que separaban el lugar escogido para el desembarco y la capital. El ejército del flamante virrey interceptó el primer avance del enemigo cerca de Miserere, pero la brigada de la vanguardia comandada por Craufurd logró dividir y hacer retroceder a los hombres de Liniers en un breve combate . Al caer la noche, el combate cesó y muchos milicianos se retiraron a sus casas.

Parecía que todo estaba perdido, pero Whitelocke decidió esperar; suspendió el avance de Craufurd hacia la ciudad y exigió rendición inmediata. Les dio a los porteños tres días, que los criollos utilizaron para organizarse militarmente. El alcalde de Buenos Aires, Martín de Álzaga ordenó montar barricadas, pozos y trincheras en las diferentes calles de la ciudad por las que el enemigo podría ingresar. Reunió todo tipo de armamento, y continuó los trabajos en las calles bajo la luz de miles de velas.

.- 05/07/1807,  la totalidad del ejército británico volvió a reunirse en Miserere. Confiado de la supremacía de su ejército, Whitelocke dio la orden de ingresar a la ciudad en 12 columnas, que se dirigirían separadamente hacia el fuerte  por distintas calles. En un alarde innecesario, llevaban orden de no disparar sus armas hasta llegar a la Plaza de la Victoria.  

Sin embargo, los invasores se enfrentaban a una Buenos Aires muy diferente al que se había rendido ante Beresford. Según cuenta la tradición popular, los vecinos arrojaron piedras y aceite hirviendo sobre las cabezas de los invasores. Lo cierto es que Liniers y Álzaga habían logrado reunir un ejército de 9.000 milicianos, apostados en distintos puntos de la ciudad. El avance de las columnas se vio severamente entorpecido por las defensas montadas, el fuego permanente desde el interior de las casas y desinteligencias y malos entendidos entre los comandantes británicos. Whitelocke vio como sus hombres eran embestidos en cada esquina. Mediante la lucha callejera, los vecinos de Buenos Aires superaron la disciplina de las tropas británicas. Tras una encarnizada lucha, Whitelocke perdió más de la mitad de sus hombres entre bajas y prisioneros.

Cuando la mayoría de las columnas habían caído, Liniers exigió la rendición. Craufurd, atrincherado en la iglesia de Santo Domingo, rechazó la oferta y la lucha se extendió hasta pasadas las tres de la tarde. Whitelocke recibió las condiciones de la capitulación hacia las seis de la tarde ese mismo día.

El momento de la rendición

.- 07/07/1807,  el general inglés comunicó la aceptación de la capitulación propuesta por Liniers y a la cual – por exigencia de Álzaga – se le había añadido un plazo de dos meses para abandonar Montevideo. Las tropas británicas se retiraron de Buenos Aires; abandonarían la banda oriental recién el 9 de septiembre.

De regreso al Reino Unido, una corte marcial encontró a Whitelocke culpable de todos los cargos excepto uno y fue removido de su función, al declarársele incapaz de servir a la Corona inglesa. Uno de los factores determinantes para esta decisión, fue el hecho que el general hubiera aceptado la devolución de Montevideo dentro de los términos de la rendición.

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA

.- Halperin Donghi, Tulio, Revolución y guerra.

.- Edición de clases del profesor Rubén Darío Salas.

.- http://es.wikipedia.org/wiki/Invasiones_Inglesas

56 Responses to INVASIONES INGLESAS AL RÍO DE LA PLATA (1806/1807). Papel del Cabildo. Cronología de los hechos.

  1. MELA 11

    PAGINA N° 1!!!!!!!!!! DEL MUNDO ENTERO!!! ( BUENO EN LA GALAXIA ENTERA )

  2. Tomas Ferreyra

    pagina nº1!!!!!!!!!!!DEL MUNDO ENTERO!!!( BUENO EN LA GALAXIA ENTERA)

  3. ALAN

    WUEEEEEE

  4. Danis

    Styles

Deja un comentario