LOS DESAFIOS DE NUESTRA INDEPENDENCIA (9 de Julio de 1816 / 9 de Julio de 2010)

Casa de Tucumán, cuna de nuestra independencia

La Declaración de la Independencia fue, básicamente, un acto de coraje, en uno de los peores momentos de la emancipación americana. En el norte del continente, Bolívar había sido derrotado, Chile estaba nuevamente en manos de los realistas, que además amenazaban Salta y Jujuy y apenas si eran contenidos por las guerrillas de Güemes.

Para complicar aún más la situación, Fernando VII había recuperado el trono de España y se preparaba una gran expedición cuyo destino sería el Río de la Plata. La Banda Oriental estaba virtualmente ocupada por los portugueses y en Europa prevalecía la Santa Alianza, contraria a las ideas republicanas. En ese momento crítico, difícil, el Congreso convocado en la ciudad de Tucumán proclamó la existencia de una nueva nación, las “Provincias Unidas en Sud América”, libre e independiente de España y de cualquier otra potencia extranjera. Fue un gran compromiso, el rechazo valiente de una realidad adversa, un acto de coraje.

Esta declaración formal es, sin duda, un acto concluido, definitivo, de efectos permanentes. Una etapa cerrada. A partir de allí, corresponde la edificación misma de la independencia material de Argentina. Es este un proceso abierto, dinámico, de indudable relevancia presente y futura, que se ha ido edificando lentamente en el pasado y que aún reclama un esfuerzo sostenido de la comunidad nacional.

Aquel primer momento del proceso de nuestra independencia que concluyó el 9 de julio de 1816, fue sin duda dramático, apasionante, lleno de una voluntad transformadora y de un espíritu fundacional para una nueva Nación. Hoy nos parece  como un hecho lejano, desprovisto de los elementos de la pasión humana, casi abstractos. ‘Romper las cadenas de la opresión’; ‘Formar una nueva y gloriosa Nación’ son hoy expresiones grandilocuentes, lejanas. En 1816 eran parte de la realidad cotidiana, de los desafíos que se planteaba una dirigencia política muy joven que, con audacia, asumía los riesgos de enfrentar a Europa. No queríamos ser un pueblo colonial. Queríamos ser, ni más ni menos, un nuevo Estado, libre e independiente en la comunidad internacional. Aquel primer momento de nuestro camino como nación soberana está terminado. Lo que nos queda ahora es la construcción de un auténtico estado libre e independiente. Fue el desafío de 1816 pero también lo es del presente. La independencia no se agota en el reconocimiento internacional de nuestro derecho a determinar libremente, sin injerencia externa, nuestra organización política. Implica también, como una lógica consecuencia, que nos sea reconocido el derecho al desarrollo económico, social y cultural, sin limitaciones ni ataduras.

Un sinfín de equivocaciones – fortuitas algunas e intencionadas otras – nos han colocado hoy en una posición de alarmante sumisión, de manera tal que nos es negado el derecho a forjar efectivamente nuestro propio destino. En tal sentido, el orden global actual ha incorporado formas sutiles de dominación: aquellas que surgen de un mensaje de difusión universal que aspira a concientizarnos que el actual orden es inexpugnable, que los cambios son una utopía. Pero así como en 1816 un grupo de  visionarios no creyó que nada podía cambiarse, hoy debemos luchar, a pesar de las trabas y limitaciones que el mundo nos impone, para llenar nuestra independencia de los contenidos propios de un desarrollo sostenido, de mayor justicia, paz y libertad. A todos y a cada uno de nosotros como argentinos nos cabe un rol protagónico en este sentido. Nuestra lucha, nuestro desafío hoy es el de construir un país con trabajo, justicia independiente, educación pública, solidaridad e igualdad de oportunidades para todos. Un país que merezca ser vivido, que nos haga sentir orgullosos. Esta Argentina de hoy, este pueblo que celebra sus 194 años de vida independiente,  no puede relegar ni desprenderse de ese legado, aunque padezca períodos de temor y desorientación, aunque se yerre mientras se avanza, siempre nos debe guiar la voz de la libertad, de la dignidad humana, de la responsabilidad ante nosotros mismos, de la defensa de los derechos humanos.  Ninguna crisis, ningún temor, pueden torcer su destino ni apagar su fecunda vocación de grandeza, mientras respaldados en la historia, se conserve la fe en el porvenir.

Se lo debemos a aquellos hombres que forjaron nuestra historia, y también se lo debemos a nuestros hijos. Entonces, y sólo entonces habremos materializado un país independiente y soberano.

Alejandro Justiparán

Prof. en Historia y Ciencias Sociales

www.ahorainfo.com.ar/…/07/casa-Tucuman.jpg (imagen)

4 Responses to LOS DESAFIOS DE NUESTRA INDEPENDENCIA (9 de Julio de 1816 / 9 de Julio de 2010)

  1. andreika

    Me gustó mucho. Me lo llevo para ser leído en el acto de conmemoración del Día de la Independencia en la Media 22 de La Plata.

  2. walter

    exelente gracias ;D

  3. allison

    mande la solisitu a allison suarez

Deja un comentario