LEY SÁENZ PEÑA “Quiera el pueblo votar”

He dicho a mi país todo mi pensamiento, mis convicciones y mis esperanzas. Quiera mi país escuchar la palabra y el consejo de su primer mandatario, quiera el pueblo votar”. Con estas palabras, el Presidente argentino Roque Sáenz Peña, presentó al Congreso de la Nación el proyecto de la ley que luego llevaría su nombre. Se conoce con el nombre de Ley Sáenz Peña, a la Ley 8.871 General de Elecciones, sancionada por el Congreso nacional el 10 de febrero de 1912. Dicha ley estableció el voto secreto y obligatorio, además de establecer el uso de padrones electorales. A pesar de pretenderse universal, sólo podían votar los argentinos nativos o naturalizados, masculinos mayores de 18 años. Las mujeres debieron esperar hasta la sanción de la Ley 14.032, de junio de 1951, para que se les reconocieran derechos electorales. El objetivo de la ley fue el de combatir el fraude, práctica que había permitido el mantenimiento de gobiernos oligárquicos en Argentina desde la presidencia de Bartolomé Mitre (1862) y que había excluido de la decisión electoral a la mayoría de la población.

¿En qué consistía la Ley? ¿cómo se votaba antes?

La Ley establecía el sistema de lista incompleta o de voto restringido, donde el votante puede no votar por la lista entera, y si por las dos terceras partes de los candidatos, siendo elegidos los que obtengan mayor número de votos,  asegurándose, así la representación de la minoría. El sufragio (voto) era considerado como un derecho inalienable de los ciudadanos, La ley Sáenz Peña se aplicó por primera vez en abril de 1912 en Santa Fe y Buenos Aires, y permitió que accediera al poder en 1916 el candidato por la Unión Cívica Radical, Hipólito Yrigoyen.

ANTES DE LA APLICACIÓN DE LA LEY

Antes de la sanción de la ley sólo una ínfima parte de la población tomaba parte de las elecciones. En las 11 elecciones Presidenciales previas a 1912 la participación electoral alcanzó en promedio tan solo el 1.7 % de la población total. Hacia 1910, sólo un 20% del total de la población masculina nativa participaba en las elecciones, cifra que –según David Rock- se reducía al 9% si se tomaba en cuenta a los extranjeros. Dos años más tarde, este guarismo se había elevado a casi el 70%, un índice similar al que en aquella época exhibían Holanda, Francia o Suecia.

En la Capital Federal el porcentaje de sufragantes fue de 84%, mientras que en la Provincia de Buenos Aires, el porcentaje de votantes pasó de un 15% en 1910, al 66% en 1912.

Anteriormente, as elecciones eran usualmente manipuladas a través de diversos mecanismos de fraude electoral. Botana (1977) presenta una estupenda descripción de los diversos mecanismos de fraude electoral empleados entre 1880 y 1916. Dichos mecanismos pueden ser ejemplificados por las siguientes prácticas utilizadas con asiduidad:

– Para votar era necesario empadronarse e integrar un Registro Electoral. Usualmente el fraude comenzaba con la inscripción indebida y la omisión de nombres en el registro. Ciudadanos ausentes y aún muertos formaban parte de los registros.

– Por lo general los electores habilitados para votar marchaban por grupos. Los comites concentraban en lugares estratégicos a sus adherentes, o en el campo, los paisanos concurrían desde las estaciones o estancias hacia el lugar del comicio donde votaban al mismo tiempo. Esta marcha colectiva solía dispersar a la oposición que no se atrevía a acercarse a los lugares habilitados para votar.

– Una práctica común consistía en volcar los registros, mecanismo mediante el cual se cambiaban los votos emitidos a través de la destrucción y el remplazo de las boletas.

– Otra práctica utilizada ya en este siglo consistía en la compra de votos; los ciudadanos recibían un vale al emitir su voto el cuál se transformaba en efectivo en el comité del partido.

Las elites gobernantes se habían visto colocadas ante una difícil alternativa: flexibilizar el sistema político de tal manera que la preservación de sus intereses fundamentales pudiera conciliarse con la satisfacción de las exigencias de los nuevos sectores que habían surgido, o por el contrario, pugnar por mantenerlo sin cambios, con los riesgos que esta opción implicaba.

¿Por qué eligieron la ampliación del sistema? Ese será motivo de otro artículo.

IMAGEN: http://uy.kalipedia.com/fotos/urnas-comenzar-escrutinio-1916.html?x=20080610klphishar_1.Ies

24 Responses to LEY SÁENZ PEÑA “Quiera el pueblo votar”

  1. Clara Maria

    Me encanto el sitio, es muy intenesante y esta muy bien explicado. gacias por la ayuda.
    by!!!. Clari.

  2. Alejandro Justiparan

    Muchas gracias Clara! Alejandro

  3. Natty!

    Esta Piola jaja 🙂 muy bien explicado…

  4. violeta

    Geeniaal , muy entendible! Gracias.

  5. martin ramirez

    gracias por la ayuda esta genial super entendible gracias
    }

  6. antonella

    esta re piola jajajaja

  7. Ciro y los persas

    Eh guacho esta guenisimo me salvaste las bolas chabon te debo 8! ………….

  8. Luciana

    solo quiero saber cuantos años paso

  9. lili

    Esta buenisimo la explicacion

  10. ayelen

    esta bueno la explicacion….(ja no mentira es un embole!!!))

  11. gaby

    La fecha de la sancion sufragio femenino es incorrecta, fue en 1947 y el numero de ley es 13.010

  12. Lourdes Irala

    100 años pasaron

  13. LUDMILA

    MUY LINDO JA HERMOZA LA HISTORIA

  14. LA MAR L.C.SS

    ME GUSTO ESTA MUI PERO MUI EXPLICADA ESTA HISTORIA GRASIAASS¡¡¡

  15. jaquelina

    esta buena esta historia, pero muy complicado con todas las cosas de antes jeje…

  16. camila

    esta re bueno en la prueba me saque un 10 jajaja estoy re contenta

  17. elias

    exelente explicacion ,a demas muy clara.

  18. Camuu Cuatrín

    Gracias por salvarme esta muy bien explicado !!!Sigan explicando asi ! Besos !!

  19. Nilda Raquel Nervi

    En la Argentina regía desde 1916 la Ley Sáenz Peña, que propició el sufragio universal y obligatorio pero exclusivamente a los hombres, dejando a las mujeres en un rol de inferioridad cívica que socialmente no era justificado.
    En Santa Fe, la Constitución de 1921 aseguró a las mujeres el ejercicio del sufragio municipal, que regiría brevemente.
    Pero antes en 1862 hubo voto calificado para las mujeres en la capital sanjuanina: las pocas mujeres que pagaban algún impuesto podían votar en las elecciones municipales.
    Luego, siempre en San Juan, todas las mujeres obtuvieron en 1917 el derecho a voto en los comicios municipales y provinciales gracias a la reforma constitucional que permitió que -en 1928- las sanjuaninas votaran por primera vez.
    Según el nuevo texto, las mujeres no sólo tenían derecho a votar sino a ser elegidas para desempeñar cargos públicos. En abril de 1928 tuvieron ocasión de estrenar sus libretas cívicas y dieron una sorpresa: votó 97 por ciento de las inscriptas, frente a 90 por ciento de los varones. Además, una mujer -Emilia Collado- fue elegida intendente de Calingasta y otra, Ema Acosta, diputada.
    Pero el presidente Hipólito Irigoyen intervino la provincia de San Juan, y el voto femenino terminó allí a poco de empezar.
    Finalmente el Derecho universal a votar, a elegir y ser elegidas, fue una conquista histórica para la mujer que pasó a ser sujeto de derechos cívicos el 23 de septiembre de 1947, durante el gobierno del presidente Juan Domingo Perón, mediante la promulgación de la Ley 13.010 que instituyó el voto femenino universal.
    El voto femenino recién se estreno cuatro años después, cuando el 11 de noviembre de 1951 más de 3.500.000 mujeres votaron por primera vez .
    De esta manera, también se cumplía un viejo sueño de luchadoras feministas como Alicia Moreau de Justo, Elvira Dellepiane de Rawson, la poetisa Alfonsina Storni y Silvina Ocampo, quienes desde los albores del siglo XX luchaban por la sanción de esta justa normativa.

  20. el_de.boca@hotmail.com

    marquen 2 parrafos q desarrollen el tema porfa

  21. peppa pig

    necesito que me expliquen como la ley de saenz peña constribuyo a la democracia porque… necesito saberlo ya que si no me mataaaaaan

Deja un comentario