EXPANSIÓN IMPERIALISTA DEL SIGLO XIX

Hacia fines del siglo XV una gran parte del mundo comenzó a ser controlada de manera directa o indirecta por un grupo de naciones europeas. Sus habitantes, que hasta ese momento se habían gobernado de manera independiente, pasaron a ser súbditos de lejanas metrópolis. Este proceso, llegó a su máxima expansión a fines del siglo XIX. A continuación, reproduzco una serie de textos que invitan a más de una reflexión….


Hacia 1880, mientras el mundo se ampliaba demográficamente, al mismo tiempo sufría una división. Existían regiones ricas y pobres, economías y sociedades avanzadas y retrasadas y unidades de organización política y fuerza militar más fuertes y más débiles.

La tecnología era una de las causas fundamentales del abismo que separaba a estos dos mundos. La Revolución Industrial inclinó todavía más la balanza a favor del mundo “avanzado”, con la aparición de los explosivos, la ametralladora y el transporte en barcos de vapor.

Las conquistas coloniales de las fuerzas europeas habían sido conseguidas gracias no sólo a un armamento más sofisticado, sino también a una mayor agresividad y, sobre todo a una organización más disciplinada.

Así pues, en 1880 no nos encontramos frente a un mundo único, sino frente a dos sectores distintos que forman un único sistema global: los desarrollados y los atrasados, los dominantes y los dependientes, los ricos y los pobres. En tanto que el primero de esos mundos (el más reducido) se hallaba unido, por la historia y por ser el centro del desarrollo capitalista; lo único que unía a los integrantes del segundo sector del mundo (mucho más amplio), eran sus relaciones con el primero, es decir, su dependencia respecto a él.

Europa no sólo era el núcleo original del desarrollo capitalista que dominaba y transformaba al mundo, sino también el componente más importante de la economía mundial y de la sociedad.

No significaba todo esto que la división entre los dos mundos fuera sólo una  división entre países industrializados y agrícolas, entre las civilizaciones de la ciudad y el campo.

Para que un país no quedara al margen del “progreso” moderno, debía contar además con un estado territorial más o menos homogéneo, soberano y lo bastante extenso como para proveer la base de un desarrollo económico nacional. Tenía que poseer un conjunto de instituciones políticas y legales de carácter liberal y representativo (por ejemplo contar con una Constitución soberana). Debía estar formada por “ciudadanos”, individuos con una serie de derechos legales y políticos básicos. El número de entidades consideradas como estados soberanos en el mundo era bastante modesto en comparación con la actualidad. Hacia 1875 sólo había 17 estados soberanos en Europa, 19 en el continente americano, 4 en Asia y tal vez 3 marginales en África.

Modificado de Eric Hobsbawm en “La era del Imperio” 1875/1914.

“Pero el Imperio británico no se reduce a las colonias autogobernadas y al Reino Unido. Incluye un área mucho mayor, una población mucho más numerosa en los climas tropicales… El sentido de posesión ha dejado paso a un sentimiento diferente: el sentido de obligación. Sentimos ahora que nuestro dominio sobre estos territorios sólo puede ser justificado si logramos felicidad y prosperidad para el pueblo y sostengo que nuestro gobierno trae y ha traído seguridad y paz y relativa prosperidad a países que nunca habían conocido esos beneficios. No digo que nuestro éxito haya sido completo en todos los casos, no digo que nuestros métodos hayan sido irreprochables; pero si digo que en casi todas las instancias ha sobrevenido una mayor seguridad para la vida y la propiedad y un mejoramiento material para la mayoría de la población.

Joseph Chamberlain

Sin duda, en el momento en que se realizaron las conquistas hubo derramamiento de sangre, hubo pérdida de vidas entre poblaciones nativas, pérdida de vidas aún más preciosas que las de aquellos, que fueron enviados para llevar a esos países un tipo de orden disciplinado; pero debemos recordar que esta es la condición de la misión que debemos cumplir.

Joseph Chamberlain (1897). Secretario de Asuntos Coloniales de Gran Bretaña

La importancia del imperialismo para los colonizadores

“Ayer fui a Est End de Londres (barrio de obreros) y existía una asamblea de parados. Escuché discursos exaltados que pedían pan, pan y pan. Al vover a esa casa estuve reflexionando sobre lo que había oído y me convencí más que nunca de la importancia del Imperialismo (…) La idea que tengo representa la solución del problema social, es decir, para salvar a 40 millones de británicos de la guerra social, nosotros, los políticos coloniales, hemos de posesionarnos de nuevos territorios para colocar allí el exceso de población, para encontrar nuevos mercados donde vender los productos de nuestras fábricas y nuestras minas. El imperio es una cosa del estómago. Si no queréis la guerra civil tenés que convertiros en imperialistas.”

Cecil Rodees, 1895, en P. Benejam y Joan Pagés (coord.), Enseñar y aprender Ciencias Sociales en la escuela secundaria. Citado por Desde fines de la Modernidad… Kapelusz, 2005, pág. 71.

COMBATIR POR LA LIBERTAD

“Hemos sido acusados de rebeldes porque hemos combatido por nuestro país. ¿Qué quizá no fuiste vosotros el primer pueblo que tomó las armas y se lanzó a la defensa de la libertad de su tierra y de su tradición? (…) Proclamamos nuestro derecho a vivir en paz y desarrollar los recursos de nuestro país en beneficio de sus habitantes. Envié a mis hermanos y ministros a París, porque es la cuna de la libertad, la capital de la igualdad, la madre de la civilización moderna (…) Nuestro propósito, nuestro principio, nuestro ideal es la paz y la independencia.”

Abb-el-Krim, La Humanité, 28 de agosto de 1925, en op. Cit.

IMAGEN 1: http://www.habanaelegante.com/Winter2003/Barco.html

IMAGEN 2: http://www.preparatoriaabierta.com.mx/historia-de-mexico-2/historia-2a.php

IMAGEN 3: http://www.birmingham.gov.uk/cs/Satellite/josephchamberlain?packedargs=website%3D4&rendermode=live

5 Responses to EXPANSIÓN IMPERIALISTA DEL SIGLO XIX

  1. erick

    no es cierto

  2. Aleysha

    brutal

Deja un comentario