CORNELIO SAAVEDRA, en primera persona.

Nací en la Villa Imperial de Potosí el 15 de septiembre de 1759. Mis padres me llamaron Cornelio Judas Tadeo Saavedra. Cuando todavía era un niño, mi familia decidió radicarse en Buenos Aires. Cursé estudios en el Real Colegio de San Carlos, pero no pude concluirlos y tuve que dedicarse a las tareas rurales.

En 1797, se inició mi carrera en la función pública cuando se me designó como regidor. Mi destacada actuación me valió, dos años más tarde, la designación de procurador y, en 1801, la de alcalde de primer voto.

Durante las Invasiones Inglesas el cuerpo de Patricios, el más importante de la capital virreinal, me eligió como su comandante. Desde 1808 participé en las reuniones que los criollos revolucionarios llevaban a cabo en la jabonería de Vieytes y en la casa de Rodríguez Peña. Cumplí un papel destacado en la Revolución de Mayo. En la reunión de comandantes del 20 de mayo negué mi apoyo a Cisneros. Dos días después, en el Cabildo Abierto del 22, voté a favor de la destitución del virrey.

Fue designado presidente de la Junta formada el 25 de mayo de 1810. Presidí también la Junta Grande. En diciembre de 1811, luego de conocerse la noticia de la derrota del Ejército patriota en la batalla de Huaqui, en el Alto Perú, decidí partir hacia el Norte para ponerme al frente de la delicada situación. Pero a sólo 8 días de mi llegada a Salta, un nuevo gobierno, el Primer Triunvirato, me quitó el mando del Ejército y ordenó que me trasladara a la ciudad de San Juan.

Fui rehabilitado en diciembre de 1818, por orden de una comisión especial nombrada por el Director Supremo Juan Martín de Pueyrredón. Se me otorgó el rango de brigadier general de los ejércitos de la Nación con retroactividad a 1811, y más adelante el de Jefe de Estado Mayor. Al año siguiente asumí el cargo de comandante de campaña, con sede en Luján. Mi misión era defender la frontera contra el indio.

[]En 1822 Rivadavia ordenó mi retiro definitivo del ejército. Fallecí en mi casa de Buenos Aires el 29 de marzo de 1829.

 

One Response to CORNELIO SAAVEDRA, en primera persona.

Deja un comentario