MANUEL BELGRANO, en primera persona.

por Marcelo Musa

Nací en Buenos Aires, el 3 de junio de 1770. Mis padres me llamaron Manuel José Joaquín del Corazón de Jesús Belgrano. Estudié en el Real Colegio de San Carlos y luego en las Universidades de Salamanca y Valladolid, en España.

En 1793 me recibí de abogado y a partir de 1794, ya en Buenos Aires, me desempeñé como primer secretario del Consulado. Desde esta institución me propuse fomentar la educación y el aprendizaje de oficios que se pudieran aplicar al beneficio de estas tierras. Algunos años después, fundé las Escuelas de Dibujo, de Matemáticas y Náutica.

En 1806 me incorporé a las milicias criollas para defender la ciudad de las Invasiones Inglesas. A partir de 1808, cuando llegaron al Río de la Plata las noticias de la invasión francesa a España, tuve una activa participación en el movimiento protagonizado por los criollos y que derivó en la Revolución de Mayo. Luego del 25 de mayo me desempeñé como vocal de la Primera Junta.

A fines de 1810, se me encomendó la dirección de la expedición al Paraguay, que lamentablemente terminó en fracaso. Ya en 1812, se me encargó la defensa de las costas del Paraná contra los ataques de los realistas de Montevideo. Fue en ese entonces que decidí crear nuestra Bandera Nacional, el 27 de febrero de 1812.

En el Norte dirigí el éxodo del pueblo jujeño y vencí a los realistas en Tucumán y Salta. Luego vendrían las derrotas de Vilcapugio  y Ayohuma y me retiro del Ejército del Norte, que dejé en manos de San Martín. Como premio por los triunfos de Tucumán y Salta, la Asamblea del Año XIII me otorgó una importante suma de dinero, que destiné a la construcción de cuatro escuelas públicas en Tarija, Jujuy, Tucumán y Santiago del Estero. Lamentablemente, el dinero donado fue destinado por el Triunvirato y los gobiernos sucesivos a otros fines.

En 1816 participé activamente en el Congreso de Tucumán, que proclamó la Independencia de las Provincias Unidas del Río de la Plata.

A partir de entonces, ya enfermo, me retiré de la vida política. Morí en Buenos Aires, el 20 de junio 1820, pobre y olvidado por mis contemporáneos, que en aquel entonces comenzaban a enfrentarse en sangrientas guerras civiles.

 

6 Responses to MANUEL BELGRANO, en primera persona.

  1. hola

    esta ree buenoo

  2. juancho

    que bueno estubo

  3. mica silva

    gracias me ayuda

  4. luuchi monzon

    muy buena la parte que lei me va a servir

Deja un comentario