EL DIRECTORIO, POSADAS y ALVEAR. El Río de la Plata entre 1814 y 1815. Toma de Montevideo y creación de la Armada nacional.

Gervasio Posadas

Una de las decisiones de la Asamblea del Año XIII, es la designación de una nueva forma de gobierno, el Directorio, que irá acompañado y asesorado por un Consejo de Estado de nueve miembros, presidido por Nicolás Rodríguez Peña (reemplazaría al Director Supremo en caso de ausencia o enfermedad). Finalmente en el cargo de Director queda Antonio Gervasio de Posadas que asume el 31 de Enero de 1814 . El nuevo funcionario cruzaría su pecho con una banda bicolor, blanca al centro y azul a los costados. El cargo tendría una duración de dos años y sería acompañado por tres secretarios, Nicolás Herrera, de Gobierno y Relaciones Exteriores; el coronel Francisco Javier Viana, de Guerra, y Juan Larrea, de Hacienda.  Posadas deberá enfrentar numerosos problemas,  entre ellos la decisión de Artigas de acabar el sitio en Montevideo, y más tarde, al designar a Rondeau de remplazo en el Ejército del Norte.

Toma de Montevideo y creación de la armada nacional

Los ríos del Litoral eran remontados por naves españolas con base en Montevideo. Belgrano habia intentado sin éxito medidas preventivas. El sorpresivo éxito de San Martín en el combate de San Lorenzo el 3 de febrero de 1813 (bautismo de fuego del regimiento de Granaderos a caballo y único combate de San Martín en suelo argentino) había suspendido por un tiempo las incursiones enemigas. Pero para una solución definitiva, se imponía la creación de una escuadra naval. Al comenzar el año de 1814, la idea se concretó bajo el impulso del ministro de Hacienda y con el apoyo financiero del residente estadounidense Guillermo White. A tal efecto, se armaron buques mercantes adquiridos por el gobierno. Guillermo Brown, marino irlandés con larga experiencia y un profundo conocimiento del estuario, fue el hombre apropiado para tamaña tarea.

Guillermo Brown

Integrada mayoritariamente por extranjeros, la pequeña escuadra compuesta por media docena de embarcaciones, logró sus primeros éxitos. El 15 de marzo tomaron la isla Martín García, que estaba bajo poder realista, tras varios días de combate naval. En abril, participaron del bloqueo a la plaza de Montevideo y entre el 14 y 17 de mayo derrotaron a la flota española en el combate de El Buceo.

La combinación de la acción terrestre y la naval, provocaron que el 23 de junio de 1814, el comandante español Gaspar de Vigodet se rindiera ante el jefe patriota, Carlos María de Alvear, reemplazante en el mando de Rondeau. La victoria aseguró el dominio del Rio de la Plata, aumentó el prestigio del gobierno porteño y afianzó el proceso revolucionario.

Sin embargo, a fines de 1814,  la situación había cambiado. Fernando VII había retornado al trono español y amenazaba con enviar una flota al Río de la Plata. La frontera norte cedía ante la presión realista, y en el Litoral crecía la influencia de Artigas.

Fue entonces que Posadas decide enviar en misión diplomática al exterior a Manuel Belgrano y a Bernardino Rivadavia. Los objetivos eran el reconocimiento británico,  un posible arreglo con la restaurada corte española y asegurarse la neutralidad portuguesa en la región. Los enviados partieron de Buenos Aires el 28 de diciembre de 1814 y llegaron a Rio de Janeiro a mediados de enero de 1815, y se entrevistaron sin éxito con el embajador inglés Lord Strangford. En febrero, arribó a Río de Janeiro el doctor Manuel José García, designado “enviado confidencial” por el nuevo Director Supremo, Alvear. García portaba dos notas, una para el gabinete de Londres y otra para Lord Strangford, ¡solicitando el protectorado británico para el Río de la Plata!

Recién llegados a Londres, Belgrano y Rivadavia se encontraron con Manuel de Sarratea, quien estaba allí desde hacía aproximadamente un año. Las negociaciones con el gobierno británico no llegaron a buen puerto, razón por la cual cobró fuerza la idea de crear en el Río de la Plata un reino constitucional gobernado por el hijo menor del ex rey español, Carlos IV. La idea no prosperó.

Belgrano volvió a Buenos Aires en noviembre de 1815, mientras Rivadavia permaneció  en Europa. Logró entrevistarse con el ministro de Estado español, Cevallos, pero al no poder exhibir fehacientemente un poder representativo del gobierno nacional, la reunión llegó a su fin. Rivadavia fue finalmente nombrado “Diputado de las Provincias Unidas” en julio de 1816, con representación ante las cortes europeas.

Se subleva el Ejército del Norte

En julio de 1814, Posadas había nombrado a José Rondeau al mando del Ejercito del Norte, en reemplazo de San Martín, quien había solicitado licencia por problemas de salud. Rondeau fue reemplazado así por Alvear en el sitio de Montevideo, decisión que no fue bien recibida por las tropas patriotas. Un mes después la ciudadela caería y Alvear se llevaría todos los honores. Deseoso de mas gloria, logró que su tío –el director Supremo- lo designara, una vez mas, en reemplazo de Rondeau en el Ejército del Norte.

La oficialidad se resistió ante el nuevo cambio. El 7 de diciembre, los coroneles Martín Rodríguez, Manuel Pagola, Carlos Forest y otros, apresaron a partidarios alvearistas e informaron a Rondeau que estaban dispuestos a sostenerlo en el cargo por la fuerza si así las circunstancias lo requerían. Alvear se enteró de la sublevación en Córdoba, camino a hacerse cargo de las tropas, razón por la cual decidió su retorno a Buenos Aires. Allí, enérgicamente exigió a Posadas un plan enérgico de represión y castigos para los sublevados, motivando la renuncia del Director Supremo el 9 de enero de 1815.

Alvear, Director Supremo.

Carlos María de Alvear

La Asamblea designó al mismo Alvear “Director de Estado” por mayoría de sufragios. El nuevo Director Supremo prestó juramento el 10 de enero de 1815. Alvear no se mantuvo demasiado tiempo, su gestión fue de tan solo tres meses, lapso en el que contó con el apoyo de la Logia Lautaro.

Cuando intentó un acercamiento con el Ejército del Norte, Rondeau le negó obediencia. Y cuando le ofreció a Artigas el reconocimiento de la independencia de la Banda Oriental a cambio del retiro de sus tropas del Litoral, recibió una negativa por respuesta.

Por su parte, al enterarse San Martín del nombramiento de Alvear, presentó su renuncia como gobernador Intendente de Cuyo. Alvear aceptó su dimisión, nombrando al coronel Gregorio Perdriel en su lugar. Fue entonces que el cabildo mendocino rechazó la medida y confirmó a San Martín en su cargo.

Combatido por la opinión pública, desobedecido en el norte y en Cuyo, con el Litoral y la Banda Oriental en manos de Artigas y con varias provincias bajo la directa influencia del caudillo oriental (Eusebio Hereñú en Entre Rios; Juan Bautista Mendez en Corrientes; Francisco Candiotti en Santa Fe y José Javier Diaz en Córdoba), el poder de Alvear se circunscribía a una estrecha franja de territorio bonaerense.

La revolución federal de 1815

Los opositores a Alvear acordaron con Artigas, quien dispuso avanzar sobre Santa Fe como paso previo a Buenos Aires. El Director Supremo, enterado de dicho movimiento, movilizó 1.600 hombres a las órdenes del brigadier Ignacio Álvarez Thomas. Al llegar a la localidad de Fontezuelas, Álvarez Thomas se sublevó contra Alvear (3 de abril), e inició relaciones con Artigas. Ante el giro de los hechos, Alvear presentó su renuncia al cargo, pero reteniendo el mando de las tropas. El 15 de abril el Cabildo aceptó su dimisión, disolvió la Asamblea (de 1813) y se atribuyó funciones de gobierno.

Alvear entregó el mando del ejército al general Juan José Viamonte y se alejó a Río de Janeiro, en una fragata inglesa. La presión de las fuerzas del interior provocaron la caída del gobierno central. El 20 de abril, el general Rondeau fue designado Director Supremo provisorio. Por estar al frente del ejército del Norte, fue suplantado por Ignacio Alvarez Thomas en calidad de suplente. Un Estatuto Provisional estableció las normas para regular la acción de gobierno pero fue objetado por las provincias; sólo aceptaron las disposiciones referidas a la elección de diputados para la integración, una vez más, de un congreso general constituyente que se reuniría en Tucumán. Se acercaba el tiempo de la Independencia.

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA

Departamento de Historia del Colegio Nacional de Buenos Aires, “Historia Argentina. Desde la prehistoria hasta la actualidad”, Fascículo 14, “De la revolución a la Independencia”, Página 12, Buenos Aires, 1999.

IBAÑEZ, José Cosmelli, “Sintesis de Historia 2”, Editorial Troquel, Buenos Aires, 1981.

MIRETZKI, Maria y otros, “Historia 2. La edad Moderna y el surgimiento de la Nación Argentina”, Kapelusz, Buenos Aires, 1980.

 

7 Responses to EL DIRECTORIO, POSADAS y ALVEAR. El Río de la Plata entre 1814 y 1815. Toma de Montevideo y creación de la Armada nacional.

  1. Camila

    Yo más que un comentario quería hacer una pregunta, ¿Porqué dimitieron su poder tanto Posadas como Alvear? Gracias!

  2. Alejandro Justiparan

    Ambos gobiernos debieron enfrentar un duro contexto externo e interno. Debe entenderse que ambos defendian el proyecto centralista de Buenos Aires frente al federalismo del interior y que, en ese sentido, tomaron medidas que les quitaron legitimidad frente al Ejército y a los gobiernos provinciales. Alejandro

  3. argentinoo2000

    No estoy muy de acuerdo.Alvear y Larrea fueron los impulsores de la Armada Nacional.Y fue Alvear quien trajo a Brown al Rio de la Plata.Posadas era tio politico de Alvear y la mayoria de los politicos y militares de aquella epoca estaban relacionados.Los Escalada por ejemplo tambien eran fliares de Alvear y tenian mala relacion.Alvear se llevo todos los honores o Rondeau resulto poco efectivo en su desempeño ? No entiendo esa obsesion que tienen con Alvear.

  4. silvi

    necesito saber mucho mas sobre los acontecimientos que sucedieron en el directorio cuando posadas estaba como director supremo….

  5. silvi

    la verdad que para mi no esta bien puesta la imformacion. tengo una tarea y en esta imformacion no me aparecen los acontecimientos sucedidos.

  6. ivan z

    Rivadavia,Posadas y Alvear odiaban a san martin. me dan asco

Deja un comentario