BATALLA DE ACOSTA ÑU. Los horrores de la Guerra del Paraguay

Posted by on 11 septiembre 2012

Batalla de Campo Grande, por Pedro Américo de Figueiredo e Melo (1877)

Acosta Ñú (aludida por Tasso Fragoso como batalla de Ñú Guazú – Campo Grande), fue una de las más terribles batallas de la historia militar del mundo, uno de los más sangrientos enfrentamientos de la “Guerra de la Triple Alianza” o “Guerra del Paraguay”. De un lado estaban las tropas de la alianza (mayoritariamente brasileñas) con veinte mil hombres. Del otro, en el medio de un círculo, los paraguayos con tres mil quinientos soldados de nueve a quince años, junto a quienes combatían quinientos veteranos comandados por el General Bernardino Caballero….
La batalla fue librada el día 16 de agosto de 1869, y fue necesaria para proteger la retirada de las tropas del Mariscal Francisco Solano López hacia Cerro Corá, luego de la derrota sufrida por sus tropas en el combate de Piribebuy,.
La batalla comenzó por la mañana, en un campo abierto, cubierto de malezas. Los paraguayos quedaron, como acentuó Tasso Fragoso, en un “círculo de fuego”, mientras sufrían el ataque brasileño por los cuatro lados: por el norte, la caballería de Hipólito Ribeiro; por el este, las fuerzas del General Cámara; por el sur, los veteranos del General Resin; y, finalmente, por el oeste, atropellaban las fuerzas comandadas por el yerno del emperador, Luis Filipe Gastao de Orleans, Conde D’Eu. En una terrible desproporción de fuerzas de cinco brasileños por cada paraguayo, la resistencia duró ocho horas.

Acosta Nú es el símbolo más terrible de la crueldad de esa guerra: los niños de seis a ocho años, en el calor de la batalla, aterrados, se agarraban de las piernas de los soldados brasileños, llorando, pidiendo que no los matasen. Y eran degollados en el acto. Escondidas en las selvas próximas las madres observaban el desarrollo de la lucha. No pocas empuñaron las lanzas y llegaron a comandar grupos de niños en la resistencia. Finalmente, después de todo un día de lucha, los paraguayos fueron derrotados. Por la tarde, cuando las madres vinieron a recoger a los niños heridos y enterrar los muertos, el Conde D’Eu mandó incendiar la maleza. En la hoguera se veían niños heridos correr hasta caer víctimas de las llamas. La resistencia en Acosta Ñú y el sacrificio de esos niños simbolizan perfectamente cómo la guerra se tornó implacable. Tanto por el lado de Francisco Solano López, formando un ejército de niños, como por el lado brasileño que no se avergonzó en matarlos. Simboliza, también, la conciencia máxima de la defensa de la nacionalidad; la lucha extrema por la independencia nacional, llegando al suicidio de un pueblo que no quiso rendirse para no perder la libertad: la libertad, en el Paraguay de la época era un concepto práctico y no una palabra abstracta. Era el derecho a la tierra; a la alimentación; en fin, a la autonomía del país. Finalmente, alrededor de 3.300 paraguayos perdieron su vida, mientras que las fuerzas aliadas contaron con cerca de 50 bajas y menos de 500 heridos. Fue la última gran batalla de la Guerra del Paraguay, que terminaría meses después con la muerte de López.

El historiador paraguayo Andrés Aguirre consiguió que el 16 de agosto, sea el “Día del Niño” en el Paraguay, en homenaje a los niños de Acosta Nú. Hay un movimiento para que la OEA reconozca ese día como el Día del Niño en América.

Bibliografia consultada

http://www1.folha.uol.com.br/fol/brasil500/histpar_1.htm

Chiavenatto Juilio José, Genocidio Americáno: A Guerra do Paraguai.-Sao Paulo
José María Rosa, La Guerra del Paraguay y las Montoneras argentinas.
http://www.lagazeta.com.ar/acosta-nu.htm

http://es.wikipedia.org/wiki/Batalla_de_Acosta_%C3%91u

8 Responses to BATALLA DE ACOSTA ÑU. Los horrores de la Guerra del Paraguay

  1. Carlos Jorge Fernandes

    La bibliografia citada no es fidedigna. Julio José Chiavenatto es un escritor de novelas no historiador. Los escritos están influenciados por el revisionismo histórico anti militar que impedió la tomada del poder por las izquierdas durante la guerra fría. Muchos de estos autores ya contestados, admitieron sus errores.
    Hay una entrevista definitiva de uno de ellos, Julio José Chiavenatto, acesible por internet en el site http://www1.folha.uol.com.br/folha/ilustrada/ult90u336867.shtml adonde él se expresa de la seguinte manera:
    “No prefácio, digo que não é um livro de história, mas uma reportagem histórica.” (SIC)
    A la pregunta se hizo curso Superior (de história) El respondió:
    “Não, sou autodidata. Não quis perder tempo com faculdade, vi a porcaria que era.” (SIC)

  2. juan domingo

    Como Argeitno, no tengo màs que pedirle perdòn a todo el pueblo Paraguayo y honrar la memoria de esos niños que pese a implarar clemencia los invasores, Brasileños, Uruguayos y nosotros no la tuvimos. Nuevamente perdòn pueblo Paraguayo y honra a su marisal Francisco Solano Lòpez. Juan Domingo Fernàndez b. Blanca Pcia Buenos Aires Argentina

  3. Ricardo Mathé

    Creo que el que metió la pata fué el Mariscal Lopez, porque según mis amigos Paraguayos era un tirano y estaba loco, cosa que se demuestra creando un ejercito con niños. Debió parlamentar con sus enemigos y negociar, antes de llevar a batalla a gente que indudablemente dió la vida en un gesto de patriotismo y de ignorancia.

  4. Miguel Acuña

    Es intolerable esta batalla y lo de quemar a madres y niños después peor…pero les recuerdo que El Mariscal fue el que metió a la Argentina en este conflicto al invadir Corrientes…y que también lo inserto al Paraguay en un conflicto que era pura y exclusivamente Uruguayo-brasilero.- Miguel Acuña-Corrientes..Argentina.-

  5. Juan Domingo Fernàndez

    Estas equivocado compañero, el Mariscal no fue el ocacionante, sino que a Inglaterra no le convenìa que hubiese un paìs independiente y prospero y con la ayuda de ARgentina, llamese bartolomre mitre y lo Brasileños cometieron el peor genocidio de america. Juan Domingo Fernàndez

  6. Alejandro Rodriguez

    Si fueron los ingleses los causantes de todo, pero El Mariscal perdió la cabeza invadiendo Argentina y haciendola participe del conflicto. Fué algo horrible el sacrificio de unos niños, que como tales fueron engañados a una batalla perdida. El Mariscal tenía que haber protegido a su pueblo antes que enviarlos a una causa perdida. Los brasileños sin comentarios, pero tampoco se puede armar a unos niños, eso para el enemigo hace daño, por desgracia en una gerrra, digan lo que digan vale todo y más si los participantes están armados. Se que en anteriores batallas se mataron niños por parte de los brasileños, pero no es una justificación para que el responsable de protegerlos, los meta en una batalla de ante mano perdida. La misión de un gobernante es proteger a su pueblo, no sacrificarlo. Ojalá sea reconocido el día del niño internacionalmente el 16 de agosto. Esos niños se lo merecen, pero para esos adultos de ambos lados, sobre todo para el que los mandó a la batalla y armados, sin comentarios.

  7. Pedro E.

    Amigos panelistas; el Mariscal López llamó a poner fin a la Guerra en 11 ocasiones! jamás los Aliados aceptaon (vean obras de Patricio Escobar, Resquin, Mc Mahon y otros, López siempre envió parlamentarios al frente enemigo, con toda la formalidad civilizada, incluso a su propio hijo en una ocasion y fueron blancos de disparos por la espalda al regreso por los argentinos y brasileños (comportamiento de orda que se burlaban de una propuesta humanitaira).

    En otra ocasion el mismo López habló con el propio Mitre. Pero para nada aceptaban ni una propuesta de Paz, porque la guerra estaba para acabar con Paragauy y Uruguay y potencial la influencia de Bs. As. y el decadente Imperio lucitano en el Brasil. Todos confabulados llevó años desatar esta guerrra. Lo que ellos no esperaban era la resistencia tan larga del pueblo paraguayo. De toda forma, los aliados cometia todo tipo de atrocidades con quienes estaban en armas o indefensas personas civiles sean niños, mujeres, ansianos, todos eran blanco de todo tipo de tormentos y degollados como pavos sin piedad a los abatidos, heridos y rendidos, asi ocuarrió en Pilar, Tuyutí, Piribebuy, Valenzuela, Caacupé hasta Cerro Cora). Los paraguyo nunca ejecutaron ni a combatientes ni un prisioneros con ese método atroz (no hay registors al menos) y decía que “los enemigos deben ser leales” y el que caer en batalla es en el campo del honor pero que los prisioneros tenían derechos a la vida. Diplomaticos de la época como Mc Mahon y otros testimoniaron esos diferenciados tratos y pensamientos entre los combatientes.

  8. an3alarcon

    Soy paraguayo, quisiera aportar un dato importante sobre la invasión de Corrientes. López al entrar en la Argentina esperaba el apoyo de las provincias del norte contra el Brasil. El historiador paraguayo Efraín Cardozo documenta que el Gral Urquiza incentivó al entonces pte. paraguayo a hacerlo y le prometió su apoyo.
    Pero llegada la hora de la verdad Urquiza prefirió unirse al gobierno central de Buenos Aires, sino posiblemente se hubiese desatado otra guerra civil en la Argentina.
    Hay documentos que narran que cuando el ejercito de Paraguay “invadió” Corrientes, fue bien recibido por la gente, tuvo apoyo del pueblo y esto tenìa que ver con esta realidad.
    Aparentemente la opinión pública del norte argentino apoyaba al Uruguay en su conflicto con el Imperio.

Deja un comentario