El genocidio de los pueblos originarios. ¿Inevitable?

A fines del Siglo XIX, durante la presidencia de Nicolás Avellaneda y con la conducción de Julio Argentino Roca, se llevó adelante el genocidio de miles de habitantes de nuestros pueblos originarios, en nombre de la civilización y el progreso. Quienes desde la Historia Oficial impusieron el concepto de “Conquista del desierto” y conceptualizaron a esta campaña como una gesta, impusieron la idea de la inevitabilidad de los hechos que se llevaron a cabo. ¿No había otra forma de hacer las cosas? 

Genocidio

“El gobierno manda entregar raciones a los indios, con el objeto de que vivan de ellas sin necesidad de robar. La imprevisión con que se procede a su entrega ha permitido que los encargados y los proveedores puedan abusar libremente. Vencido el plazo, la entrega no se hace; los indios esperan, reclaman, van y vienen y nada consiguen, hasta que cansados y apurados por la necesidad convienen con el proveedor recibir el todo en dinero o una parte en dinero y otras en efectos. En dinero vienen a recibir apenas un 10% del valor de los artículos y éstos de tan mala calidad y tan escamoteados, que poco más o menos sufren la misma rebaja. Lo que no venden al proveedor lo entregan con igual desventaja a otros, en pago de tejidos u otros efectos que sobre esto les dan al fiado; y despojados así de este recurso, van luego a desquitarse en los intereses de los hacendados”. (1)

El planteo coincidía con una carta dirigida por los comerciantes de Azul a la Mutual de los estancieros: “Los indios pampas de Catriel son más fáciles de civilizar rectamente y más dispuestos a recibir la alta educación cívica, que nuestras masas rurales y aún las urbanas mismas (…) nos creemos autorizados para decir en todos los terrenos, desde el confidencial y privado hasta el público u oficial que los indios pampas serían a la fecha en que escribimos relativamente honrados, laboriosos y morales si nosotros, los hombres de la civilización, no hubiésemos sido tan malvados y corrompidos“.

(1) Barros, Alvaro, Indios, fronteras y seguridad interior. Solar-Hachette, Buenos Aires, 1975. Citado en: Bayer, Osvaldo, Proyecto de ley, en Historia de la crueldad argentina. Julio A. Roca y el genocidio de los Pueblos Originarios.  Ediciones El Tugurio, Bs. As., 2012.

Categories: ARGENTINA SIGLO XIX. D) Después de Caseros (1853/1862) | Tags: , , , , , , | 3 Comments

INDUSTRIALIZACIÓN EN FRANCIA, el modelo dualista

Talleres en Francia

El modelo francés claramente se diferenció del inglés. Mientras que en Inglaterra el sistema de talleres doméstico fue reemplazado por el trabajo en fábricas, en Francia ambos sistemas convivieron (dualismo) en un sistema que tuvo menos costo social. A su vez, la menor población francesa hizo que los salarios de los obreros fueran significativamente más altos que en Inglaterra.

El dualismo francés combinó entonces las actividades fabriles con el trabajo artesanal. Hacia principios del siglo XIX, la economía francesa comenzó a articular áreas industriales y mineras con los más importantes centros urbanos. Aquí también jugó un papel importante el ferrocarril, que recibió apoyo estatal a partir de 1840. Predominó la utilización de la energía hidráulica, restringiéndose el uso del vapor para los transportes. Esto se debió a los altos costos que significaba la importación del carbón desde Bélgica y Gran Bretaña. El sistema dualista permaneció hasta la década de 1870, cuando la expansión del mercado interno demandó producción estandarizada, imponiéndose así la producción fabril.

Para Eric Hobsbawm[1]el desarrollo económico francés del período resulta una paradoja, ya que reunía innumerables condiciones para avanzar velozmente y sin embargo el proceso era mucho más lento que el de otros países. ¿Por qué? Poseía el ingenio y la inventiva de sus hombres de negocios, su ciencia rebosaba de innovaciones y descubrimientos técnicos, sus financieros eran de lo más imaginativos, el país contaba con reservas de capital que exportaba, París era un centro financiero internacional a la par de Londres, ¿y entonces? El historiador británico encuentra la respuesta en el proceso de la Revolución Francesa, puntualmente en el período jacobino, en el que:

“… los jacobinos abolían sin indemnización todos los derechos feudales aún existentes, aumentaban las posibilidades de los pequeños propietarios de cultivar las tierras confiscadas de los emigrados (…) estas medidas tuvieron los más trascendentes resultados (…) en Francia establecieron la inexpugnable ciudadela de los pequeños y medianos propietarios, campesinos, artesanos y tenderos, retrógrada desde el punto de vista económico, pero apasionadamente devota de la revolución y la República (…) La transformación capitalista de la agricultura y de las pequeñas empresas , condición esencial para el rápido desarrollo económico, se retrasó, y con ella la rapidez de la urbanización, la expansión del mercado interno, la multiplicación de la clase trabajadora e, incidentalmente, el ulterior avance de la revolución proletaria. Tanto los grandes negocios como el movimiento obrero se vieron condenados a permanecer en Francia como fenómenos minoritarios…”[2]

Así, el campesinado y la pequeña burguesía constituían la base de la parte capitalista de la economía francesa, con un mercado interno pobre, con capital ahorrado pero que no se invertía en la industria nacional. Volvemos a recurrir a Hobsbawm: “El prudente empresario francés prefería fabricar productos de lujo a productos para ser consumidos por las masas: el financiero prudente prefería promover industrias en el extranjero que en su país. La iniciativa privada y el progreso económico sólo van juntos cuando éste proporciona a aquella beneficios más altos que otras formas de negocio.”

Claramente en Francia no estaban dadas las mismas condiciones que se dieron en Inglaterra, como ya hemos visto, para tener un similar proceso industrializador hacia fines del siglo XVIII.



[1] Hobsbawm, Eric, La era de la revolución, 1789/1848, Crítica, Bs. As., 1997.

[2] Ibídem, págs 77 y 78.

Categories: REVOLUCIONES BURGUESAS | Tags: , , , , | 1 Comment

EXPANSIÓN TERRITORIAL DE LOS ESTADOS UNIDOS

La expansión territorial de los Estados Unidos se efectuó tras una serie de etapas luego de su independencia, y se dió por diferentes vías, pacíficas o bélicas. Así, los norteamericanos se dedicaron a ampliar los territorios originales de las trece colonias que tenían costa en el Atlántico. En un principio, predominó el sistema de compras de territorios: de Luisiana a Francia en 1803 y de La Florida a España en 1819. Posteriormente, salvo en el caso de Alaska, comprada a los rusos en 1867, la conquista de nuevos espacios se hizo por la fuerza.

Desarrollo de los Estados Unidos

La llamada “Conquista del Oeste”, no fue sino una gran marcha que a sangre y fuego llevó las fronteras hasta el Pacífico. Apaches, navajos, hopi, siouk, cherokee, cheyenne, iroqueses, comanches entre muchos otros, fueron pueblos originarios que fueron despojados de sus tierras y confinados (tras un exterminio casi masivo) a territorios llamados reservas.

En 1835-1836 Texas se separó de México, proclamándose independiente a instigación de los colonos norteamericanos y pasó a integrar la Unión en 1845; al estallar, en consecuencia de esto, la guerra entre México y Estados Unidos, éste se impuso y se anexó definitivamente (1848) una inmensa franja de territorio constituida por Texas, Nuevo México, Arizona, California, UtahNevada y Colorado. Así, alrededor de la mitad del territorio mexicano había pasado a Estados Unidos y la frontera que daba fijada por el Río Bravo.

Promediaba el siglo XIX y en Estados Unidos se postulaba la tesis del destino manifiesto”, por la cual el país estaba destinado a ser una gran nación que dominaría el continente de norte a sur, en una tarea “civilizadora” que ayudaría a aquellos pueblos que eran incapaces de gobernarse. Argumento civilizador que también se atribuían los europeos que para ese entonces conquistaban y colonizaban Asia y África.

Entre 1820 y 1860 Estados Unidos pasa a tener de 23 a 33 Estados y su población se triplicó. El desarrollo económico no se haría esperar.

Imagen: http://historiadelmundoparaelmundocchsur.blogspot.com.ar/2013/03/exposicion-n-4-expansionismo.html

Categories: MUNDO. El largo Siglo XIX | Tags: | 1 Comment

BAYER: “Mientras existan villas miseria no habrá democracia”

bayer_x_IBARRA

Desde la mirada del observador crítico, Osvaldo Bayer señala avances y retrocesos de la gestión de gobierno, manifiesta su preocupación por el presente de los pueblos originarios y relata en detalle su conflicto con Hebe de Bonafini, la titular de Madres de Plaza de Mayo. Una entrevista sin filtros, un debate abierto a partir de la opinión de un referente de amplitud que, aún hoy, sigue apostando por el socialismo en libertad como el mejor sistema posible. Un ventarrón insondable lo empuja. No le permite que¬darse quieto, le niega el beneficio de anclar su osamenta de historiador en un puerto seguro. El viento lo moviliza. Lo lleva por todas las provincias. Lo escucha contar anécdotas, compartir recuerdos, generar polémicas, incitar debates, alentar a los luchadores. A su alrededor, el escenario se modifica tanto como los auditorios. Una mesa, una silla, un micrófono. Un pequeño teatro comunitario, el galpón de una fábrica recuperada, una biblioteca de pueblo perdida en la ruta. Va a cumplir 86 años, y tal vez la armadura del guerrero acuse los achaques del tiempo, pero el patagónico ventarrón lo va llevando de un extremo a otro del país.

Read more »

Categories: SOCIEDAD | Tags: , | Leave a comment

LAS REFORMAS BORBÓNICAS. Intento de reorganización del Imperio colonial español.

Hacia el siglo XVIII la supremacía inglesa era incuestionable. Dominante en los mares gracias a poseer una poderosísima flota, podía obtener con mucha facilidad materias primas baratas y mercados donde colocar sus productos. Francia y España eran imperios que estaban en franca decadencia y que ahora debían enfrentar la agresiva política comercial británica que se expandía sobre sus colonias americanas.

Felipe V Borbón

Felipe V, primer Rey Borbón en España

Al no poder competir con los productos ingleses de igual a igual, España sostenía un fuerte monopolio comercial con sus colonias, obligándolas a comprarle y venderle sólo a ella y haciendo ilegal cualquier otro tipo de intercambio con otro reino. En 1713 acceden a la Corona española los Borbones, quienes impulsan una serie de cambios con el objetivo de mejorar el comercio con sus colonias. A estos cambios se los conoce con el nombre de “Reformas Borbónicas”. Estos son los cambios más importantes:

a) España enviaba dos flotas con destino a América para comerciar, en un sistema llamado de “Flotas y Galeones”. Se lo reemplazó por un sistema de navíos autorizados que agilizaron el comercio colonial.

b) Hasta el siglo XVIII América estaba dividida en dos virreinatos, lo que dificultaba la administración de un territorio tan extenso. Los Borbones crean dos nuevos virreinatos: el del Río de la Plata y el de Nueva Granada, además de crear Capitanías Generales en Chile, Venezuela, Guatemala y Cuba.

virreinatos y capitanias generales

c) El comercio ilegal (contrabando) era un problema del anterior sistema. Para combatirlo se sancionó el Reglamento para el comercio libre de España e Indias, en 1778, que autorizaba nuevos puertos (14 españoles y 19 americanos, entre ellos el de Buenos Aires) a comerciar entre sí. Se liberó el comercio, pero parcialmente porque el monopolio con España seguía vigente.

d) Se impusieron reformas administrativas para gravar el comercio interno americano a través de aduanas interiores.

e) Los jesuitas eran una orden religiosa que había adquirido mucha influencia en la organización económica y cultural de las poblaciones aborígenes. En un intento por imponer el poder político sobre el religioso, la Corona expulsó a los jesuitas de las misiones americanas en 1767.

f) En un intento por frenar el avance portugués en la región, los Borbones autorizaron en 1791 el libre comercio de esclavos en el Río de la Plata.

CONSECUENCIAS

A pesar de triplicar los ingresos coloniales, las medidas reformistas causaron malestar entre la población, especialmente debido a que había aumentado considerablemente el control impositivo, generándose rebeliones y levantamientos. Con el paso del tiempo las medidas fueron perdiendo eficacia, especialmente a partir del triunfo naval ingles sobre la armada franco-hispana en Trafalgar (1805). Paulatinamente comerciantes ingleses empezaron a operar en el Río de la Plata, especialmente tras las dos invasiones inglesas en 1806 y 1807. Finalmente, el último virrey del Río de la Plata, Cisneros, autorizó el libre comercio con Inglaterra, poco tiempo antes de producirse la Revolución de Mayo.

Imagen, mapa: aikengeografia.blogspot.com

 

Categories: AMÉRICA COLONIAL | Tags: , , , , , | 1 Comment

DOCTRINA MONROE, ¿América para los americanos?

Doctrina Monroe

La ruptura de los vínculos coloniales hispano-portugueses había despertado una creciente atención por los nuevos Estados independientes en la política internacional de la época. Si observamos la historia latinoamericana posterior a la independencia, advertiremos manifestaciones concretas de acción imperialista por parte de las grandes potencias europeas y que ésta va desde simples gestiones diplomáticas a la intervención armada.

Si bien fue durante la segunda mitad del Siglo XIX que Estados Unidos construyó las bases económicas, políticas e ideológicas del imperialismo que iba a llevar adelante en Latinoamérica durante el Siglo XX, un antecedente importante fue, sin dudas, la llamada “Doctrina Monroe“.

En 1823, el entonces presidente de los Estados Unidos, James Monroe, proclama “América para los americanos“,  condenando cualquier intento europeo por intervenir o conquistar territorios americanos.

“Los ciudadanos de los Estados Unidos alimentan los sentimientos más amistosos en favor de la libertad y felicidad de sus prójimos del otro lado del Atlántico. En las guerras de las potencias europeas y en asuntos que les conciernen nunca hemos tomado parte alguna, ni es nuestra política tomarla. Sólo cuando nuestros derechos se vean invadidos o estén seriamente amenazados, nos sentiremos lesionados o haremos preparativos para defendernos. en los sucesos de este hemisferio nos hallamos, por necesidad, interesados más directamente y ello por motivos obvios (…) No nos hemos mezclado ni nos mezclaremos en los asuntos de las actuales colonias o dependencias de ninguna potencia europea. Pero en cuanto a los gobiernos que han declarado y sostenido su independencia y que hemos reconocido después de madura consideración y por justos motivos, no podríamos considerar sino como manifestación de sentimientos hostiles contra los Estados Unidos cualquier conato de una potencia europea con el objeto de oprimirlos o de ejercer de cualquier modo una influencia dominante en sus destinos.”

Atribuída a Monroe, la Doctrina fue redactada por su Secretario de Estado, John Quincy Adams, y pretendía garantizar que ninguna potencia europea reclamara territorios en América, advirtiéndose -de esta manera- que la región quedaba bajo el protectorado exclusivo de los Estados Unidos. Claramente se trataba de un reto a la influencia que Gran Bretaña sostenía en el continente.

La posición norteamericana intentaba poner coto a las ambiciones territoriales de los rusos en Alaska, de los ingleses en la frontera canadiense y de impedir una reconquista española de América Latina. En síntesis, la declaración no establecía más que una serie de principios, el de no intervención, de no colonización, el de aislacionismo, valederos para el futuro y oponibles sólo a las potencias europeas.

Pero los problemas internos que sufrían los Estados Unidos impidieron que dichos principios se llevaran a cabo. Y fue así que algunas intervenciones europeas se produjeron en América. En 1833 los británicos ocuparon las Islas Malvinas, en 1838 buques franceses bombardearon Veracruz (México) reclamando el pago de deudas adquiridas, y en ese mismo año y en 1845 buques de guerra franceses y británicos bloquearon el Puerto de Buenos Aires para exigir la libre navegación de los ríos. Entre 1862 y 1864 Napoleón III ocupó México, en 1864 España atacó Perú y bombardeó Valparaíso (Chile).

Una vez que los Estados Unidos pudieron consolidar sus fronteras internas, tras la guerra civil y la expansión de su territorio, dieron inicio a su aventura imperialista.

Gustavo y Helène Beyhaut, América Latina, De la independencia a la segunda guerra mundial, Historia universal Siglo XXI, volumen 23.

Gallego, Eggers-Brass, Gil Lozano, Historia Latinoamericana, 1700/2005, Maipue, Buenos Aires, 2007.

 

Categories: LATINOAMÉRICA. B) Independencia política (1810/1825) | Tags: , , , | Leave a comment

Concentración de la propiedad y la riqueza en Latinoamèrica (Siglo XIX)

Sociedades desiguales y excluyentes

Si recorremos la América Latina de fines del Siglo XIX, un rasgo en común saltará rápidamente ante nuestra vista, la transformación económica, el impacto del Pacto Neocolonial ha agudizado la conformación de sociedades claramente polarizadas, caracterizadas por altos niveles de desigualdad.

Propiedad de la tierra

Concentración de la propiedad y la riqueza

En un extremo, las clases dominantes latinoamericanas no hacían sino concentrar crecientemente la riqueza en la medida en que la transformación económica les brindaba oportunidades de negocios sumamente rentables. Salvo excepciones, la tierra estaba repartida en grandes latifundios, generalmente en manos de las viejas familias terratenientes locales que habían expandido sus propiedades a expensas de las tierras de las comunidades, de la Iglesia o de pequeños campesinos independientes, y que habían sido las principales beneficiarias del reparto de los territorios antes baldíos o recientemente “conquistados”. No faltaban por cierto los propietarios extranjeros, especialmente visibles en las regiones de plantación de productos tropicales, a lo que se sumaba la presencia de los enclaves mineros controlados por capitales europeos o norteamericanos.  Pero en todos los países se iba consolidando claramente una clase dominante de origen nacional cuya riqueza se basaba fundamentalmente en la tierra y cuyos estratos más ricos eran los que habían podido aprovechar al máximo las nuevas oportunidades brindadas por la expansión exportadora.

En el otro extremo, los sectores populares rurales conformaban un conjunto cuyo empobrecimiento y explotación por parte de los grandes propietarios no había dejado de aumentar desde el comienzo de la “gran transformación”. Encontramos así, por un lado, a una masa de trabajadores rurales dependientes de manera permanente o estacional del empleo en las grandes haciendas, estancias o plantaciones. Por el otro, a las comunidades campesinas, que como vimos sobrevivían en muchas regiones pero crecientemente mermadas en sus recursos, y por lo tanto reducidas a una subsistencia cada vez más limitada que en muchos casos obligaba a sus integrantes a buscar trabajo en las haciendas cercanas. La situación de unos y otras se deterioraba vertiginosamente de la mano del crecimiento económico, en una magnitud inversamente proporcional al enriquecimiento de los grandes terratenientes. La existencia de lazos clientelares entre los trabajadores rurales y sus patrones, ligados a actitudes paternalistas de estos últimos, aunque muchas veces se reflejara en relaciones de lealtad personal e incluso como veremos de fidelidad política, no debe ocultar la condición de subordinación y explotación que atravesaba a los sectores populares del campo latinoamericano, con rasgos agravados respecto a épocas anteriores. No faltaban por cierto excepciones a esta imagen polarizada que se acaba de describir: aquí y allá, en varios países es posible encontrar zonas en las que un estrato de medianos o pequeños productores agrarios –propietarios o arrendatarios según los casos- lograban persistir o abrirse paso entre los latifundios y las comunidades. Esto es visible en algunas regiones de México en las que los “ranchos” conservan una presencia significativa. Un caso notable en este sentido es el de Costa Rica, donde la expansión cafetalera se basó en el predominio de pequeñas y medianas explotaciones, generando una estructura de propiedad de la tierra que contrastaba con la fuerte concentración que se imponía en los otros países centroamericanos. Un fenómeno similar, ligado también a la producción cafetalera, se dio en algunas regiones de Colombia; es que el café es un producto que admite escalas de producción grandes o pequeñas sin perder rentabilidad, pudiendo impulsar entonces tanto la tendencia al latifundio (que se verifica claramente en el caso brasileño) como la producción en explotaciones de menor tamaño. En la Argentina, por otra parte, una cantidad significativa de pequeños y medianos arrendatarios y colonos pudo participar de la expansión agropecuaria de fines del siglo XIX coexistiendo con las grandes explotaciones que daban sin embargo la pauta predominante.

http://carpetashistoria.fahce.unlp.edu.ar/

– HALPERIN DONGUI, Tulio; Historia contemporánea de América Latina.

Categories: LATINOAMÉRICA. C) Expansión económica inducida (1825/1870) | Leave a comment

LA SUPERVIVENCIA DEL RACISMO

RACISMO

Excelente reflexión de Pablo Gentili acerca del racismo. Sugiero la lectura completa del artículo que relaciona dicho concepto con el deporte.

El racismo constituye una de las más poderosas prácticas de discriminación y humillación que persiste en nuestras sociedades. A pesar de los esfuerzos por reducir sus efectos, el racismo parece sobrevivir a todo tipo de campañas, a las acciones pedagógicas, las condenas públicas y a un cada vez más diversificado arsenal jurídico creado para combatirlo. Así, el racismo penetra capilarmente en casi todas las relaciones sociales, creando máscaras, ocultándose en la aparente banalidad de bromas cotidianas, en sarcasmos nada inocentes acerca del otro, del portador de ciertos rasgos que lo tornan inferior, que lo menoscaban y desprecian ante la mirada indiferente de quien se cree superior porque supone que su piel revela una jerarquía genética que expresa el más alto eslabón de la evolución humana. El racismo es una práctica social de maltrato y exclusión que se traduce siempre en diversos tipos de violencia, en la necesidad brutal de exterminar, silenciar, apagar, invisibilizar o negar la identidad y la existencia misma de quienes son portadores de un estigma, una marca, un color que los vuelve sujetos de la ofensa, el abandono y la injuria. El racismo es poderoso porque se imbrica, se agarra, coloniza nuestras instituciones, porque se solapa en consideraciones que suelen disminuir sus efectos cotidianos y colocan siempre afuera y lejos de cada uno de nosotros sus efectos más perversos.

http://blogs.elpais.com/contrapuntos/2014/05/racismo-futbol-y-bananas.html

Categories: SOCIEDAD | Tags: , | Leave a comment

PACTO NEOCOLONIAL EN AMÈRICA LATINA. Los ciclos de producción.

Guano

Explotación de Guano en Perú

Hemos visto que en el marco de la 2da Fase de la Revolución Industrial, Latinoamérica ingresa en el mercado mundial como exportador de productos agropecuarios, dentro de un “nuevo Pacto colonial” o “Pacto Neocolonial”, en el que las potencias no sólo compran las materias primas latinoamericanas, sino que vuelcan aquí sus numerosos productos (manufacturas de origen industrial). Para que este nuevo Pacto se lleve a cabo, necesitará de algunos elementos.

a) Explicamos como se implementó el modelo agroexportador.

b) Vimos que sucedió con la propiedad y el uso de la tierra una vez implantado el nuevo modelo.

c) Vimos que pasó con la mano de obra.

d) Explicamos de donde salieron los capitales necesarios para llevar adelante el modelo.

e) Veremos ahora que sucedió con la producción.

El crecimiento hacia fuera se aceleró en las últimas tres décadas del siglo XIX y estuvo impulsado en cada país por la exportación de uno o más productos primarios, según los casos; se dependía de la demanda externa, y por lo tanto, podía sufrir fuertes fluctuaciones según los cambios que se produjeran en la capacidad y en los hábitos de consumo de los países centrales o en función de la competencia que pudiera surgir desde otras regiones productoras del planeta. Así veremos cómo, si bien en la mayoría de los países se consolidó de manera duradera la exportación de determinados productos, hubo también ciclos efímeros de expansión y derrumbe o desplazamientos de unos artículos por otros.

La imagen de la Argentina como el “granero del mundo”, o la expresión “Brasil es el café”, dan cuenta de cómo cada país quedó rápidamente identificado con un producto o tipo de producto que sería el eje central de su organización económica. Ello tenía que ver ciertamente con cuestiones geográficas que determinaban la existencia de minerales en el subsuelo o la especial predisposición de los suelos y el clima para la producción de ciertos productos en cada región. En general se trató de una producción sumamente rentable por la abundancia y bajo costo de los recursos naturales, por lo que tendió a tener un carácter extensivo y a no requerir de grandes inversiones en tecnología más allá de la infraestructura complementaria de transporte y comercialización, o de los procesos de elaboración (frigoríficos, ingenios) necesarios en algunos casos.

De esta manera, podríamos clasificar a estos países en función de sus exportaciones.

a)      Economías exportadoras de productos agrícolas de clima templado: Argentina y Uruguay. Se realizó un uso extensivo de la tierra y la producción compitió con la producción interna de los países industriales europeos y con antiguas colonias como Australia y los Estados Unidos.

b)      Economías exportadoras de productos agrícolas tropicales: Brasil, Colombia, Ecuador, México, Venezuela, América Central y Caribe. Estos países tuvieron que competir con áreas coloniales europeas y con el sur esclavista de los Estados Unidos. Azúcar, tabaco, café y cacao (entre otros productos) desarrollaron su producción al expandirse la demanda en Europa.

c)      Economías exportadoras de productos minerales: México, Chile, Perú, Bolivia y Venezuela. La producción de metales no ferrosos requeridos por las nuevas industrias (cobre y estaño) y de metales preciosos redefinieron el desarrollo económico de estos países.

A medida que fueron pasando los años, los países latinoamericanos fueron teniendo un peso cada vez mayor en el comercio mundial, como proveedores de materias primas y alimentos. En muchos de ellos se produjeron los llamados booms productivos, como por ejemplo cereales y carnes en Argentina y Uruguay; cobre en Chile; estaño en Bolivia; guano en Perú; café en Brasil, Venezuela y Colombia, etc.

Carpetas docentes de Historia.  FaHCE-UNLP

http://carpetashistoria.fahce.unlp.edu.ar/

M. E. Alonso, E. C. Vazquez,  A. Giavón, Historia, El mundo contemporáneo, Aique, Buenos Aires, 2000.

Categories: LATINOAMÉRICA. C) Expansión económica inducida (1825/1870) | Tags: , | Leave a comment

CUANDO ROEMER CALCULÓ LA VELOCIDAD DE LA LUZ

Roemer

La velocidad de la luz había sido tema de controversia desde la Antigüedad, aunque muchos filósofos naturales se inclinaban por la idea de que no era infinita, arguyendo diversas premisas filosóficas. Muchos intuyeron, también, que debía ser extraordinariamente grande, pero las opiniones sobre la luz estaban borroneadas por la teoría de la visión imperante, que sostenía que el ojo emitía rayos que alcanzaban a las cosas y permitían ver, mezclándose o no, según los autores, con la luz externa del Sol (Platón sostenía más o menos algo así). De todos modos, la posición era puramente especulativa. Fue recién durante la Revolución Científica cuando la luz, como todo lo demás, pasó a ser tratada como una “cosa” cuyas propiedades se podían investigar y medir. Galileo intentó hacerlo: colocó a dos observadores provistos de sendas linternas sordas a una cierta distancia (1,6 kilómetro). La idea era la siguiente: uno de ellos destapaba su linterna y enviaba un pulso de luz al segundo observador que, al verlo, hacía lo propio: descubría su linterna y devolvía la señal al primer observador; el retraso en recibir el pulso mostraría el tiempo que tardaba la luz en recorrer el camino de ida y vuelta entre ambos.

Efectivamente, el primer observador recibió el pulso de luz de su compañero con un cierto retraso, pero cuando Galileo repitió el experimento, duplicando la distancia entre los dos observadores… ¡el retraso fue exactamente el mismo! Obviamente, algo andaba mal, y el experimento no servía: Galileo concluyó que la velocidad de la luz tenía que ser muy alta para poder observarse mediante ese método, y que el retraso se debía tan sólo al tiempo de reacción que tomaba al segundo observador descubrir su linterna.

Si la velocidad de la luz era muy grande (o infinita, como había sugerido Descartes), era un problema que no se podía resolver por métodos terrestres. Y allí fue donde entró en acción Olaf Roemer (1644-1710), un astrónomo danés que estaba a la sazón estudiando y elaborando tablas sobre los satélites de Júpiter, descubiertos por Galileo, con el telescopio también perfeccionado por Galileo.

Ocurre que la Tierra, en su movimiento anual, describe una órbita alrededor del Sol, que a veces la acerca un poquito a Júpiter, que se mueve muchísimo más lentamente, y seis meses después, cuando está en el extremo opuesto de su recorrido, la hace estar algo más lejos.

Metodo de roemer

Y bueno, resulta que, en 1676, Roemer, mientras elaboraba sus tablas, observó que los eclipses de los satélites de Júpiter (es decir, cuando los satélites se ocultan detrás del planeta) cuando la Tierra, en su órbita, estaba “del otro lado de Júpiter”, se producían con cierto retraso con relación a cuando la Tierra “estaba del lado de Júpiter”. Y ahí fue cuando hizo “click” y se le ocurrió que el retraso se debía al tiempo que la luz tardaba en atravesar la órbita de la Tierra: conociendo el tamaño de ésta y mediante un cálculo muy simple se podía obtener la velocidad de la luz, que Roemer estimó en alrededor de 220 mil kilómetros por segundo, una aproximación extraordinaria para la época (el valor aceptado hoy es de 299.792,458 kilómetros).

La hazaña de Roemer es impresionante; pero lo es, en especial, por lo simple de la idea, por lo sencillo de su realización, usando aparatos bastante primitivos, por el hecho de haber deducido de un fenómeno, que aparentemente no tenía nada que ver con eso, el valor de lo que, andando el tiempo, se llamaría “c” (letra que se usa para designar la velocidad de la luz) y se transformaría en una de las constantes claves y centrales de la naturaleza.

Fuente: fragmento de un artículo de Leonardo Moledo en:

http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-178743-2011-10-12.html

Imagen Método de Roemer: optica-topicosselectosdefisica.blogspot.com 

Categories: EDAD MODERNA | Tags: , , | Leave a comment

EL DRAMA DEL HOLOCAUSTO

Declaracion Universal de los Derechos Humanos

Como probablemente sabes, EL HOLOCAUSTO fue uno de los cataclismos éticos más execrables de toda la historia de la humanidad. El crimen supremo contra la especie y el género humano en su conjunto. La creación del infierno.
Sin embargo, muy poca gente sabe que además del Pueblo Hebreo (las personas de credo, cultura u origen judío), también hubo otros colectivos que padecieron el horror de los campos de exterminio: el Pueblo Rrom (las personas de etnia gitana); las personas TLBG (transexuales, lesbianas, bisexuales y/o gays); las personas afectas a cualquier forma de disidencia política respecto del régimen nazi (comunistas, anarquistas, socialistas, nacionales de varios países resistentes a la invasión militar nazi, etc); población civil eslava; población civil de Polonia; las personas con todo tipo de discapacidad, especialmente las de discapacidad intelectual y/o con problemas de salud mental; las personas de determinadas religiones minoritarias (Testigos de Jehová, entre otras); las personas leales al gobierno democrático y al Estado constitucional y de Derecho de la República Española; y un largo etc.
En el Holocausto fueron asesinadas entre quince y veinte millones de personas, seis de los cuales corresponden al Pueblo Hebreo.
si bien NUMÉRICAMENTE, el Pueblo Hebreo fue el que sufrió el mayor número de bajas, entre: asesinatos, secuestros, torturas, confiscaciones y deportaciones, PORCENTUALMENTE, el Pueblo Rrom fue el que vio más diezmada su población: diferentes estimaciones determinan que el exterminio del Pueblo Gitano osciló entre el 70% y el 90% del conjunto de toda su población.
No es posible, ni legítimo, ni ético, ni razonable establecer comparaciones entre magnitudes infinitas.
Tampoco es posible, ni legítimo, ni ético, ni razonable justificar o establecer comparaciones entre los atentados contra la humanidad que constituyeron el Holocausto, y las posiciones políticas de ningún gobierno de nuestros días.
Sería injusto, erróneo y peligrosamente amenazador tratar de ocultar la existencia del padecimiento sufrido también por las demás de comunidades humanas que acompañaron al Pueblo Hebreo en el Holocausto.
Recordar educa, educar previene.
Honor, respeto y reconocimiento hacia TODAS las personas y colectivos que sufrieron el Holocausto, ENTRE ELLOS, AL PUEBLO RROM (ETNIA GITANA).

Jaume d’Urgell
Fundación Internacional de Derechos Humanos

Categories: MUNDO. El corto Siglo XX. c) 2ª Guerra Mundial | Tags: , , | Leave a comment

CUANDO ERATÓSTENES CALCULÓ LA CIRCUNFERENCIA DE LA TIERRA

Eratóstenes

Eratóstenes (276-174 a. C.), bibliotecario del Museo y Biblioteca de Alejandría, se enteró de que en la ciudad de Siena, al sur de Egipto, durante el solsticio de verano, una varilla clavada en el cielo no proyectaba sombra alguna, mientras que en su ciudad sí lo hacía. Inmediatamente atribuyó esta diferencia a la curvatura de la Tierra y, mediante un ingenioso sistema, midió la distancia entre Alejandría y Siena, y teniendo en cuenta que la sombra de la varilla en Alejandría formaba un ángulo de siete grados, calculó a qué longitud debía corresponder un ángulo de 360 grados: el resultado le dio unos cuarenta mil kilómetros, cifra muy aproximada a la actual, obtenida mediante sofisticados satélites. Justamente lo que impresiona de Eratóstenes es lo simple de su razonamiento, y lo simple, también, de los elementos que usó: una varilla clavada en el suelo, un instrumento para medir el ángulo de la sombra y una caravana de camellos que le sirvieron para calcular la distancia desde Alejandría a Siena. El resultado muestra, de paso, que no sólo la esfericidad de la Tierra era conocida desde la Antigüedad sino que se tenía una idea aproximada de su tamaño (aunque la medición de Eratóstenes fue modificada por Tolomeo, que obtuvo un valor más bajo y más apartado del real). La leyenda, pues, de que Colón defendía la esfericidad de la Tierra ante un puñado de ignorantes que pensaban que era plana es absolutamente falsa: quienes se opusieron a Colón no discutían la forma de la Tierra sino su tamaño.

Fragmento de un artículo de Leonardo Moledo.

http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-178743-2011-10-12.html

Imagen: rlsmancocapac35.com

Categories: EDAD ANTIGUA | Tags: , | 2 Comments

ESTATUTO DEL PEÓN RURAL. Ayer y hoy.

ESTATUTO-PEON-RURAL-ARGENTINA-462x250

En 1943 se produjo en Argentina el segundo golpe de Estado de su Historia. El nuevo gobierno de facto creó, por iniciativa del entonces Coronel Juan Perón, la Secretaría de Trabajo y Previsión Social, en reemplazo del Departamento Nacional del Trabajo. Perón avanzó en la promulgación de leyes sociales y sindicales que transformó radicalmente la vida cotidiana de los trabajadores, tras décadas de postergación. Entre las innovaciones más importantes debe destacarse la promulgación del Estatuto del Peón. En palabras de Alain Rouquié: “La medida más avanzada, y cuyas consecuencias políticas y sociales resultaron las más importantes, fue sin dudas el Estatuto del Peón, instaurado por el decreto 28.169/44… establece un salario mínimo, condiciones mínimas de alimentación y de vivienda, y precisa también las obligaciones de las partes en materia de horarios de trabajo, indemnizaciones por despido y asistencia médica; establece además la obligatoriedad del descanso dominical y de las vacaciones pagas. Pero si las clases dirigentes podían aceptar que los trabajadores urbanos tuvieran ciertos beneficios sociales por la intervención del gobierno, consideraban que el sector rural, sostén del poder oligárquico, era intocable y escapaba al a acción estatal. El Estatuto intentaba reemplazar la buena voluntad del patrón y modificaba las relaciones sociales paternalistas del campo argentino. El Estado penetraba en las estancias, cometiendo así una verdadera violación de la propiedad privada. El Estatuto protege al peón que ya no depende sólo del patrón sino de una voluntad superior a la de éste. El Decreto, que no introducía grandes cambios en el terreno económico ni en las condiciones de vida de los peones, fue recibido entonces como una verdadera revolución y provocó el odio social tenaz de los grandes propietarios contra Perón.”[1]

Los derechos fueron luego desechados a partir de una ley de la dictadura, hasta que el Senado de la Nación, durante la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner, convirtió en ley el nuevo régimen del trabajador rural (21/12/2011). Fue casi por unanimidad. Sesenta y ocho votos positivos contra uno negativo, que llevó la firma de Carlos Menem[2]. La norma recupera varios derechos de los peones del campo que habían sido establecidos durante el paso de Juan Domingo Perón por Previsión Social (año 1944). Como marca significativa, el nuevo marco regulatorio incorpora a este sector dentro de la Ley general del Contrato de Trabajo. Por otro lado, fija que las remuneraciones no podrán ser menores al salario mínimo, prevé horas extra, descanso semanal, condiciones adecuadas de higiene, seguridad y vivienda para los más de 900.000 peones rurales. Además, se pone fin al concepto de jornada laboral de sol a sol, al fijarse como límite las ocho horas diarias y las 44 horas semanales y se crea un nuevo régimen previsional, a partir del cual los trabajadores podrán jubilarse con 57 años y 25 años de aportes.[3]

A partir de la publicación en el Boletín Oficial, la norma echará por tierra una ley que lleva la firma de Jorge Rafael Videla y José Alfredo Martínez de Hoz y restituirá derechos laborales a los peones, los cuales habían sido consagrados en el viejo estatuto del peón rural de 1944 y ratificado por ley cinco años después.

[1] ROUQUIÉ, Alan, Poder militar y sociedad política en la Argentina (1943/1973), Emecé, Bs. As., 1982, pág. 52.

[2] Presidente de la República entre 1989 y 1999. Actual Senador.

Categories: ARGENTINA HOY, ARGENTINA SIGLO XX. C) Democracia de Masas (1943/1955) | Tags: , , , , , , , | Leave a comment

LA DECISIÓN DE FORD

ford T

El 5 de enero de 1914 el legendario empresario estadounidense Henry Ford más que duplicó el salario de los trabajadores de su fábrica: pasaron de cobrar 2,34 dólares al día a 5 dólares, con una jornada de trabajo que se redujo de 9 a 8 horas diarias durante 5 días a la semana. ¡La decisión de Ford implicaba distribuir primero y producir después! ¿Cuál habría sido el resultado de esa decisión, dada su manifiesta contradicción con el sentido común? En 1913 existía en Estados Unidos un vehículo cada 77 habitantes; en 1920, sólo 7 años después de la decisión de Ford, existía un vehículo cada 11 habitantes; 10 años después, en 1930, había un vehículo cada 4,5 habitantes. Lo que resulta aún más sorprendente es el resultado de esa decisión sobre la propia empresa Ford: en 1918 la mitad de los automóviles de Estados Unidos eran del modelo Ford T y la compañía consolidaba su posición no sólo a nivel local, sino también mundial.

Fuente: AGIS, Emmanuel, Crecimiento y distribución del ingreso, Página 12, 17/01/2010.

Categories: MUNDO. El corto siglo XX, MUNDO. Fue noticia | Tags: , | Leave a comment

MAGALLANES, EL HOMBRE QUE ENCONTRÓ EL PASO ENTRE DOS OCÉANOS

Fernando de Magallanes

La Armada comandada por Fernando de Magallanes contaba con cinco navíos y 265 hombres. Zarpó del puerto de Sanlúcar de Barrameda, cerca de Sevilla, un 20 de septiembre de 1519. El marino portugués tenía entonces 38 años, la mayor parte de su tripulación era española y el objetivo de la travesía era encontrar el codiciado paso hacia las islas de la Especiería, navegando en dirección al Poniente y comunicando el Océano Atlántico con el Pacífico. La nave capitana se llamaba “Trinidad” y las otras cuatro le debían obediencia absoluta, siguiendo su bandera durante el día y su farol durante la noche. Magallanes siguió la ruta del continente africano, en vez de cruzar el océano hacia el oeste como había hecho Colón, para luego dirigirse a las costas brasileras.

Travesía de Magallanes

Todo lo concerniente a la travesía lo conocemos gracias a la crónica del entonces joven italiano Antonio Pigafetta. La pequeña flota arribó el 13 de diciembre a la bahía de Guanabara (Brasil), siendo cordialmente recibida por los nativos. Siguieron rumbo al sur, costeando el Brasil. El 10 de enero de 1520 estaban a la altura del Cabo de Santa María, para posteriormente ver un monte que se destacaba sobre la planicie de la costa, lo llamaron Monte Video (actual capital de Uruguay). Exploraron el estuario del Río de la Plata y continuaron viaje. Los esperaba la costa patagónica. La desolación y las bajas temperaturas generaron descontento en la tripulación. El 31 de Marzo se refugiaron en la Bahía de San Julián. Allí el capitán de la nave “Victoria”, Luis de Mendoza inició un motín, capturando la “San Antonio” y matando a uno de sus oficiales. Magallanes envió a uno de sus hombres de confianza con una carta dirigida al capitán sublevado, y mientras éste confiado la leía, le dio muerte. Muerto el cabecilla, la sublevación fue sofocada, no sin antes condenar a Juan de Cartagena y a un sacerdote a quedarse en la costa, con algunos víveres, por intentar organizar un segundo motín.

Allí, se les acercaron unos nativos, unos gigantes cuyos pies indujeron a los viajeros a bautizarlos como patagones, y al lugar que habitaban Patagonia. Tras cinco meses de invernada que imposibilitaban la navegación, la flota zarpó nuevamente no sin antes capturar a dos nativos para mostrárselos al Rey de España.

El 21 de octubre de 1520 avistaron farallones que sobresalían de la costa y que señalaban el paso buscado. La “San Antonio” y la “Concepción”, mandadas por Magallanes, se adelantaron en viaje exploratorio. Cuatro días después volvieron con la noticia de haber encontrado el tan ansiado paso. Lo llamaron de Todos los Santos (por el día de su descubrimiento) y hoy lo conocemos con el nombre de su descubridor: Magallanes.

El comandante consultó a sus capitanes, ¿seguirían adelante? Uno de ellos desertó y emprendió el regreso a España, era la “San Antonio”, capitaneada por Esteban Gómez. El 1º de noviembre, Magallanes, con tres naves (la “Santiago” se había perdido al chocar contra la costa) emprendieron el paso. Andrajosos, hambrientos y sedientos enfrentaron las tempestades propias de la región, hasta que un mar calmo y tranquilo los recibió del otro lado. Por eso lo llamaron Pacífico.

El 6 de mayo de 1521 avistaron tierra, era una isla del Archipiélago de las Filipinas. Se abastecieron, bebieron y comieron, pero también debieron enfrentarse a tribus hostiles, que dieron muerte al comandante. El viaje lo completó Juan Sebastián Elcano, a bordo de la “Victoria”, la única nave que volvió a puerto de partida, Sanlúcar de Barrameda un 9 de septiembre de 1522, con sólo 18 sobrevivientes, una fortuna en especias y la certeza de haber realizado el primer viaje de circunnavegación alrededor de la tierra.

Imagen: http://historia2255.blogspot.com.ar/2012/07/los-viajes-espanoles-de-descubrimiento.html

Categories: EDAD MODERNA | Tags: , | 1 Comment